Foro de Lucha Femenina

Todo sobre la Lucha femenina
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La chica del caribe

Ir abajo 
AutorMensaje
mich25

avatar

Posts : 54
Join date : 26/06/2015

MensajeTema: La chica del caribe    Jue Nov 30, 2017 11:19 am

Existe una región geográfica al sureste de América del Norte, al este de América Central y al norte de América
del Sur llamada “Caribe”, ésta está conformada por islas, costas y mares.

En una de esas islas llamada Saona nació Shawna.

De padre europeo y madre nativa, ella disfrutó desde muy joven de un clima paradisíaco, de una sana
alimentación y de un exigente entrenamiento físico que le permitieron forjar un cuerpo atlético, curvilíneo y maravilloso. Durante su adolescencia mostró una clara inclinación por la bisexualidad, ya que solía tener citas
con chicos y chicas del lugar.

A los 18 años y mientras cursaba su último grado de escuela, Shawna se había convertido en una mujer preciosa
de 1.70 cm de estatura, 56 kilos de peso, piel bronceada, ojos verdes, pelo trigueño y rizado, nariz respingada, pómulos salientes, labios suaves, piernas contorneadas, culo levantado y curvilíneo, pechos grandes y redondos
más un carácter alegre y sociable. Todo este conjunto de rasgos hicieron muy difícil que pasara inadvertida en la
isla de Saona.

Ese mismo año conoció a Ivana, una chica húngara de 18 años que había llegado como alumna de intercambio
a su escuela. Su cuerpo esbelto y delgado, sus ojos azules, su pelo rubio y rizado, sus piernas delineadas y sus pechos grandes y turgentes junto a su carácter travieso y seductor causaron una bestial atracción en la caribeña.

Al transcurrir el tiempo, el lazo de amistad entre ellas se había convertido en algo muy fuerte incluso habían acordado reunirse con cierta frecuencia en casa de Ivana para desarrollar las tareas que les encomendaban sus profesores. En una ocasión y luego de haber estudiado para las pruebas de la escuela, la húngara invitó a la
caribeña a su habitación con el objeto de revisar algunas fotos suyas. Una vez allí, Ivana repentinamente cerró
la puerta y tomó a Shawna de los hombros arrojándola sobre su cama para luego abalanzarse sobre ella,
cubriéndola totalmente. En un primer momento la caribeña no entendió de que se trataba todo este juego de
Ivana pero rápidamente decidió seguirle la corriente a su amiga europea. Forcejearon y rodaron por toda la
cama hasta que el cansancio se apoderó de ambas jóvenes, entonces decidieron descansar tumbadas sobre
la cama, boca arriba. Estaban mirando el techo de la habitación cuando de pronto la húngara se incorporó y le preguntó a la caribeña:

¿Estas interesada en probar algo distinto?

A lo que Shawna respondió con otra pregunta:

¿A qué te refieres?

¿Quieres tener un sexfight?, preguntó la rubia.

Shawna la quedó mirando con incredulidad, ante lo cual Ivana respondió:

”Es una lucha sexual, en que cada una usa su sexo para forzar el orgasmo de la otra, así la que primero
se corre, pierde”.

Shawna aceptó de inmediato, movida más que nada por su curiosidad. De inmediato se quitaron sus ropas
quedando de rodillas sobre la cama frente a frente y totalmente desnudas. En un primer momento se miraron fijamente a los ojos para luego cada una bajar la mirada hasta detenerse en las tetas de su rival. Fue en ese momento en que ambas coincidieron que usaban 36D de brasier.

”Tus tetas son hermosas, grandes y redondas”, comentó Ivana sin apartar su vista de aquellas magnificas y hermosas glándulas mamarias de la caribeña.

“Las tuyas no tienen nada que envidiarle a las mías”, respondió la caribeña, sin mirar los ojos de su rival, ya
que estaba absorta observando esos espectaculares senos europeos.

Luego bajaron la vista lentamente hasta llegar al sexo de su oponente; los frondosos y rizados vellos de color
rubio de Ivana dejaron atónita a Shawna; mientras que los espesos vellos de color oscuro y lisos de la caribeña dejaron totalmente perpleja a la europea.

Una vez finalizada la comparación, volvieron a elevar sus miradas hasta dejarlas totalmente fija, la una en la
otra. Fue en ese instante que Ivana se sentó sobre la cama para luego extender y abrir sus piernas totalmente,
su sexo rubio y rizado quedó majestuosamente expuesto y desafiante. La caribeña, al percatarse del desafío
sexual del cual era objeto, de inmediato realizó el mismo movimiento que había realizado su rival, con lo cual
su sexo daba una clara señal de que aceptaba el desafío.

Fue entonces que ambas notaron que sus cuerpos emanaban una mayor calidez, lo cual seguramente se debía a
un incremento en la concentración de sus hormonas sexuales en la sangre. Este aumento hormonal las llevó a
tener una gran excitación, cuyo efecto las hizo avanzar lentamente la una hacia la otra, hasta que sus piernas quedaron absolutamente entrelazadas como si fueran dos tijeras entrecruzadas. Sus sexos también tuvieron
un contacto íntimo, lo cual hizo que se estremecieran completamente haciéndolas incluso cerrar sus ojos e iniciar
el movimiento de caderas. Esto último también hizo que sus clítoris se frotaran produciendo sonoros gemidos en ambas chicas.

Los minutos avanzaron y luego de una intensa lucha sexual, el cansancio había invadido el cuerpo de las
luchadoras pero aun así ellas intentaban mantener su concentración al máximo para evitar llegar al orgasmo.
Fue en ese momento que la caribeña en un intento desesperado por evitar la sensación creciente que le producía
la llegada del clímax, empujó a la húngara haciéndola caer dorsalmente sobre la cama para luego abalanzarse
sobre ella y cubrirla completamente. Como no tenía noción sobre este tipo de luchas y ésta era su primera experiencia, creyó que sujetando las muñecas y los tobillos de la europea con sus manos y pies respectivamente lograría inmovilizarla y derrotarla. Pero Ivana tenía una mayor destreza en este tipo de confrontaciones, por lo
que al sentirse aplastada por el cuerpo de la caribeña comenzó a sacudir frenéticamente sus caderas con el afán
de sacársela de encima pero con cada intento sus esfuerzos se hacían inútiles ya que Shawna se hallaba
totalmente aferrada, y con todas sus fuerzas, a la posición superior.

Mientras Ivana aun intentaba remover a Shawna de su posición ventajosa, la caribeña por su parte quizás llevada
por la excitación del momento tuvo la grandiosa idea de que si dejaba caer sus tetas sobre las de su oponente tal vez lograría minimizar la voluntad de la chica europea. La primera vez que realizó esta acción pudo oír claramente
el grito de dolor de Ivana, del mismo modo sucedió con cada impacto posterior al primero. Después de realizar la tercera embestida de pechos, Shawna se dio cuenta que esta estrategia era muy dolorosa no solo para su
oponente sino que para ella misma por lo que decidió dejar la lucha de tetas y enfocarse solamente en la lucha
de sexos.


Fue así que prosiguieron con su intensa lucha sexual, frotando y golpeando sus sexos por un lapso de tiempo
que pareció infinito hasta que Ivana no resistió más el roce continuo que estaba sufriendo su sexo y emitió un
largo y profundo gemido, el cual evidenciaba que había alcanzado el orgasmo. Pocos segundos después, Shawna también dejaba escapar un placentero gemido orgásmico que provenía desde lo más profundo de su sexo. Acto seguido, la caribeña se dejaba caer sobre la cama, sudorosa y jadeante, junto a su rival que se encontraba en las mismas condiciones. Una vez que sus respiraciones y latidos cardíacos habían vuelto a la normalidad, se miraron para luego besarse y abrazarse suavemente.

Diez años después, Shawna con 28 años trabajaba como agente cultural en una empresa de Inglaterra llamada Culture UK, la cual se dedicaba al montaje de exposiciones, campañas de difusión cultural y a la edición de
catálogos digitalizados de carácter histórico. Vivía en Londres en una casa colonial y confortable en el sector
central de la ciudad. En ese entonces se encontraba en una relación sentimental con una mujer británica llamada Mary, profesora de literatura en la universidad de Greenwich y con la cual había tenido intensas luchas sexuales.
En forma paralela, también mantenía una relación amorosa con un hombre alto, moreno, delgado y de sonrisa cautivante llamado Lorenzo, el cual era instructor de danza moderna en la academia pineapple de dicha ciudad.

Una de esa noches londinense en que la caribeña se sentía un tanto melancólica, quiso compartir su casa con su pareja y su amante simultáneamente. Fue así que la reunión transcurrió con una charla amena sobre diversos
temas culturales junto con la degustación de una rica cena y un suave licor. Todo iba bien hasta que Shawna
y Mary tuvieron un desacuerdo sobre un hecho cultural acontecido en el pasado de Inglaterra.

Mientras Lorenzo las observaba discutir eufóricamente, sabía que Shawna y Mary habían tenido luchas sexuales anteriormente, por lo que su mente ideó la solución perfecta.

Fue en ese momento que les preguntó:

¿Por qué no solucionan su controversia con una lucha sexual?

Al escucharlo, ambas mujeres quedaron completamente atónitas. Entonces de pronto, Mary dijo:

“Querida, creo que te ganaría fácilmente”.

“No lo creo amor, te haría correrte como nunca”, replicó Shawna con tono irónico.

Acto seguido se miraron y raudamente se despojaron de sus ropas quedando totalmente desnudas en frente de Lorenzo, el bailarín quedó perplejo ante tanta belleza incluso no pudo determinar cuál de las dos era la más
hermosa ya que ambas lucían fantásticas. Estaba absorto en sus pensamientos cuando de pronto ellas se
embistieron cayendo al suelo, el cual estaba totalmente cubierto por una alfombra blanca y felpuda.

El comienzo de la lucha fue una verdadera pelea de gatas, se jalaban de sus cabellos mutuamente mientras que
sus piernas y brazos se entrelazaban junto a los gemidos que emitían por el gran esfuerzo que estaban realizando. Durante la lucha y llevadas más que nada por la excitación del momento, comenzaron a utilizar todo tipo de
epítetos sucios y vulgares para denostar la integridad de la otra, lo cual le daba un toque erótico al espectáculo.

“Perra, te voy a ganar y a humillar muy fácil”, gritó furiosa Mary.

“En serio crees eso puta?, creo que tú serás la humillada”, replicó con enojo la chica del caribe.

Al transcurrir los minutos, la lucha de gatas inicial había dado paso a una lucha erótica y sensual. Los tirones
de pelo y las extremidades entrelazadas habían quedado atrás y ahora el enfoque principal era la frotación de
sus sexos. Fue en ese momento que Shawna al quedar encima de Mary, ubicó su sexo directamente sobre el
sexo de la mujer británica, iniciando un roce intenso y bestial, lo cual produjo ruidosos gemidos en ambas luchadoras, los cuales retumbaban en toda la habitación. Prosiguieron así por algunos minutos más hasta
que Mary producto quizás de la excitación y del cansancio, no resistió más y emitió un gemido orgásmico largo
y profundo. Pero Shawna quería más, fue así que al soltar a su rival se incorporó, lo más rápido que pudo, y
se fue a sentar sobre el vientre de Mary para luego hacerle una señal a Lorenzo con el fin de que se acercara
a ella, éste con los ojos desorbitados acató la orden como si no tuviera voluntad propia. Al llegar allí, la caribeña abrió la cremallera de su pantalón y sacó su largo y grueso pene erecto para luego comenzar a lamerlo en la
base del glande, justo en el frenillo, lo cual hizo que el instructor de baile comenzara a gemir ruidosamente. Acto seguido, lanzó un gran chorro de leche blanca el cual aterrizó directamente sobre las tetas inglesas. Al contemplar
a la profesora salpicada de leche, Shawna sintió una gran satisfacción por el hecho de haber humillado a Mary.

Dos años después, Shawna de 30 años, trabajaba para una empresa constructora como captadora de clientes millonarios, los cuales además debían invertir sus fondos de capitales en mega proyectos. Justo en esa época,
un cliente americano que conocía a la caribeña, estaba deseoso de construir un hotel turístico en la isla de
Cubagua, ubicada en el mar del Caribe. Por tal motivo, el inversionista le solicitó a Shawna que se dirigiera a
ese lugar para que realizara un análisis preliminar en cuanto a la factibilidad del negocio.

Fue así que Shawna al llegar a la isla de Cubagua, procedente de Londres, se alojó en el exclusivo hotel Punta
Blanca ubicado junto a la playa Punta de San Pedro. Una vez en su habitación del cuarto piso, tomó una larga
ducha para mitigar el largo y extenuante viaje luego bajó al bar del primer piso para degustar una buena cena
y un buen licor. Al sentarse en una de las mesas del recinto, ordenó el menú y un ponche de ron. Luego de
haber emitido su orden, notó que había una pista de baile justo en el centro del recinto, luego pudo escuchar
una música lenta que provenía del escenario que se encontraba en un extremo de la pista. La música la ayudó
a relajarse, cerró sus ojos y se dejó llevar. Además se sentía muy a gusto con el atuendo ligero que llevaba
puesto; un pareo más un top de color azul y sandalias de tacón bajo.

Al abrir nuevamente sus ojos, notó que el licor que había solicitado se encontraba al alcance de su mano, al comenzar a ingerirlo divisó a una hermosa mujer que se hallaba sentada justo en frente de su mesa.
Al realizar una rápida ojeada pudo constatar que tenía bellos rasgos nativos; 1.70cm, 55 kilos, pelo oscuro,
ojos café, nariz respingada, cara ovalada, pómulos salientes, cuerpo atlético y delgado y pechos grandes,
redondos y firmes.

De pronto, la mujer se incorporó y se dirigió raudamente a la barra ordenando un Martini seco. En ese instante,
pudo apreciar su culo redondo y bien formado quizás moldeado por largas jornadas de ejercicios en el gimnasio. Llevaba puesta una larga túnica blanca que le cubría el cuerpo y que se encontraba atada a la parte posterior de
su cuello mientras que sus pies llevaban unas sandalias de tacón bajo.

Al volver a su mesa y mientras bebía su copa, las miradas de ambas mujeres se cruzaron fue entonces que
Shawna levantó su copa mostrándosela a la mujer del bar. Al ver el ademán de la caribeña, la bella mujer la
imitó con una sonrisa cautivamente.

De inmediato se acercó a la caribeña saludándola y preguntando:

"Hola, ¿puedo sentarme contigo?

"Por supuesto, soy Shawna”, entonces se estrecharon la mano suavemente, como si fuera una caricia,
entonces la mujer respondió:

"Hola, soy Yadira".

"Yadira, hermoso nombre." replicó la caribeña.

“Gracias", respondió Yadira tomando un sorbo de licor, para luego agregar:

“No hay personas interesantes aquí, pero tú eres diferente”

Shawna al oírla expresó una leve sonrisa para luego preguntar:

¿Te gusta bailar?

"Me encanta”, contestó Yadira.

Una vez en la pista de baile, comenzaron a danzar al son de la música dance que las invitaba, junto al alcohol ingerido, a desinhibirse totalmente. Bailotearon sin control hasta que la música vertiginosa fue súbitamente
cambiada por una lenta y romántica. Se vieron directo a los ojos para luego tomarse de las manos y comenzar
a mover lentamente sus cuerpos hasta dejarlos unidos como si fueran uno solo. Sin pensarlo comenzaron a frotar
sus tetas, mientras tanto sus pezones ubicados en el interior de sus brasier, se endurecieron.

Siguieron así rozándose por un buen rato hasta que Yadira acercó su boca al oído de Shawna susurrando:

“Espero te guste el baile lento, si es así conozco un lugar donde podemos seguir”.

Shawna asintió con una sonrisa y al instante salieron del bar, dirigiéndose al automóvil de Yadira que se
encontraba aparcado en el estacionamiento del hotel. Luego de un corto viaje llegaron a una casa ubicada
en la playa de Coche, al norte de la playa Punta de San Pedro, a simple vista se veía acogedora. Al ingresar
al inmueble, raudamente se dirigieron a la alcoba, una vez allí Yadira se sentó sobre su cama para luego
comentar en forma seductora:

"Eres preciosa y me encantan tus tetas”.

“Son 36D”, respondió la chica de Saona.

“Si, eso pensé”, respondió Yadira con una leve sonrisa.

Fue en ese momento que la chica caribeña quien se encontraba de pie y justo al lado de la cama,
desabrochó el top del bikini azul que llevaba puesto, éste al caer al suelo dejó expuestas sus grandes
y redondas tetas junto a sus rosadas areolas, mientras que sus pezones del mismo color aparecieron
duros y erectos. Al ver la expresión de perplejidad en el rostro de Yadira, la caribeña se dejó caer lenta
y en forma seductora sobre la cama, justo al lado de la mujer que conoció en el bar para luego preguntar:

¿Qué te parecen?

“Son divinos”, respondió Yadira.

De inmediato Yadira supo lo que tenía que hacer, se incorporó lentamente del lecho y desató el nudo que
se hallaba atado en la parte posterior de su cuello con lo que su larga túnica blanca cayó al suelo apareciendo
sus grandes y firmes tetas junto a sus pezones erectos y sus areolas más oscuras que las de Shawna.

“36D, también”, dijo coquetamente Yadira.

“Ya lo sé”, replicó Shawna excitada.

En ese preciso momento, Shawna se incorporó de un salto y tomó de la cintura a Yadira, para luego arrojarla
sobre la cama y cubrirla totalmente. Entonces ella comenzó a estrellar sus tetas contra las de ella.

En un primer momento Yadira se estremeció debido a la potencia que tenían las tetas de Shawna, entonces
decidió imitarla. Sus tetas comenzaron a chocar generando una ola de dolor y éxtasis en ambas mujeres.

Luego de un rato, este tipo de lucha hizo que sus pechos se pusieran rojos y adoloridos por lo que decidieron abandonar su combate.

Pero la chica caribeña estaba demasiado excitada, así que le propuso una lucha de sexos a la bella Yadira. Ella aceptó sin pensarlo y a los pocos minutos estaban de pie, frente a frente y totalmente desnudas.

Fue en ese momento que Shawna se percató que Yadira tenía su sexo totalmente rasurado por lo que su
clítoris se notaba a simple vista mientras que Yadira no dejaba de ver el oscuro y velludo sexo de Shawna.

De pronto, comenzaron a avanzar lentamente la una hacia la otra hasta quedar a unos cuantos centímetros de distancia. Sus manos se entrelazaron y se alzaron sobre sus cabezas haciendo que sus cuerpos se acercaran
hasta unirse.

De igual modo sus sexos quedaron unidos, comenzando una frotación que liberó sus fluidos vaginales en forma copiosa. Mientras avanzaba la lucha sexual, sus sexos se iban mojando cada vez más.

Ellas se mantuvieron de pie mientras sus sexos se frotaban mientras que sus piernas comenzaron a doblarse
y a debilitarse. Esto último hizo que cayeran repentinamente sobre la cama continuando su lucha en posición horizontal.

Ante este nuevo escenario, Shawna empujó con fuerza sus caderas hacia adelante y hacia atrás, lo cual hizo
que su sexo se frotara con fuerza contra el de su rival.

Yadira al sentir que su sexo era atacado intensamente comenzó a mover sus caderas de igual forma.
La excitación y el deseo hicieron que cada una colocara sus manos en los glúteos de la otra en un intento desesperado por aumentar la frotación. Minutos más tarde, sus cuerpos, tetas y sexos luchaban arduamente arrastradas por el instinto triunfal, el cual las impulsaba a dar su máximo esfuerzo.

De pronto, Yadira sintió que sus fuerzas la abandonaban e intentó resistir la llegada del orgasmo, pero fue inútil
ya que con voz balbuceante dijo:

"Oh, Shawna, me corro”.

Al sentir el cuerpo de Yadira estremecerse por el orgasmo, Shawna sintió que su hora había llegado, entonces
dijo con tono jadeante:

“Oh, oh, oh....Yadira, me corro”.

Minutos más tarde, ambas yacían sobre la cama, sudorosas y voluptuosas. Lentamente volvieron a la calma y
en ese momento ninguna de las dos pronunció palabra, solo miraban la habitación que las rodeaba, la cual había
sido testigo de su gran lucha sexual.

Entonces, se durmieron.

A la mañana siguiente, la habitación se encontraba totalmente iluminada por el sol, en ese momento Yadira
despertó, adaptando su visión a la gran cantidad de luz.

Fue en ese instante que ella notó la ausencia de Shawna, la chica caribeña ya no estaba a su lado en la cama. Entonces se levantó y se dirigió al cuarto de baño a tomar una ducha, al regresar a la habitación aún veía en su mente, las imágenes de su lucha sexual con Shawna mientras sus pezones se endurecían como rocas, al verlos sonrío maliciosamente e inmediatamente deseo una nueva lucha sexual contra la chica caribeña.

FIN

















Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
murasame

avatar

Posts : 463
Join date : 24/08/2015

MensajeTema: Re: La chica del caribe    Jue Nov 30, 2017 12:58 pm

excelente amigo que buena historia y eso que la lucha sexual no va con migo pero esta me ha Fasinado !!!!!
es bueno que mas foreros se animen a subir sus historias y nos muestren Tal calidad en sus relatos
mis respetos , sigue asi ;D
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sahan



Posts : 43
Join date : 10/08/2017

MensajeTema: Re: La chica del caribe    Jue Nov 30, 2017 2:34 pm

Me ha gustado mucho... a mi me encanta este tipo de lucha, estaría bien seguir leyendo alguna historia más de Shawna, especialmente me gustaría que se enfrentase a alguna jovencita que le intentase quitar el puesto en el trabajo. Por cierto, no descarto que Saori en un futuro haga alguna incursión en el sexfight.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
mich25

avatar

Posts : 54
Join date : 26/06/2015

MensajeTema: Re: La chica del caribe    Jue Nov 30, 2017 8:34 pm

Muchas gracias por sus comentarios, espero que otros foreros también quieran compartir sus impresiones acerca de mis relatos.

saludos cordiales.

mich25
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La chica del caribe    

Volver arriba Ir abajo
 
La chica del caribe
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LA CHICA DE MIS SUEÑOS.
» Piratas Del Caribe 4: En Mareas Misteriosas [DVDRip ] + BSO/Soundtrack
» Cómo podría ser mi chica "ideal"...
» LA CHICA QUE JAMAS SOÑE (Nick y tu) Romantica ¡¡¡REGRESE!!! NEW KAPZ PAG 7
» Lo que los Jonas Brothers odian en una chica

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Lucha Femenina :: Foro de Lucha Femenina :: Relatos-
Cambiar a: