Foro de Lucha Femenina

Todo sobre la Lucha femenina
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 María 14 Silvia vs María

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
basileus

avatar

Posts : 357
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: María 14 Silvia vs María   Dom Ago 06, 2017 3:03 pm

Don Alberto miraba furioso a ese estúpido que tenía delante. Muchas veces se asombraba de la ingente cantidad de estupidez que pueden acumular las personas dentro de sus diminutos cerebros.
—Leo,leo,leo...a ver...esa chica te quería... La tenías en el jodido bote...confiaba en ti y eso era perfecto para nuestros intereses...y de repente supongo que para ganarte su amor incondicional no se te ocurre mejor opción que violarla. Menudo genio estas hecho, no se si matarte, despedirte o ambas opciones pero más te vale que entres en su jodida habitación y la convenzas de que la quieres y que no cuente lo que paso ayer entre vosotros dos a nadie...¿entendido? Bien, mas te vale, al trabajo y fuera de mi vista—Dijo Don Alberto despachando a Leo.
Leo el cual estaba tan callado que parecía una estatua salió del despacho de Don Alberto completamente pálido por el miedo y la preocupación de que ese hombre cumpliese sus amenazas. Leo se dirigió rápidamente a la habitación de María, estaba cerrada y Laura estaba en la puerta preocupada intentando comunicarse con su hermana...sin éxito pues no le respondía.
—María, ¿Que te pasa? ¿Por que no me abres? Venga abre la puerta, estoy preocupada—Decía Laura mientras intentaba abrir la puerta sin éxito.
—Menos mal que estas aquí Leo, no se lo que le pasa, no quiere dejar a nadie entrar ni siquiera a mí —Dijo Laura preocupada mientras se mordía el labio por la preocupación.
—Laura...dejame a mi, creó que Don Alberto quiere que entrenes, sera mejor que le obedezcas no vaya a ser que ahora la tome contigo—Dijo Leo mirando a Laura a los ojos con su mejor mirada de novio preocupado que se sabía.
Laura sintió de golpe un profundo escalofrío, recordaba lo que le había hecho hacer la última vez que no había cumplido con sus órdenes satisfactoriamente y además sabía lo que le gustaba su culito a Don Alberto, por lo que Laura temerosa dejo a Leo en la puerta de María para ir a entrenar.
Leo entonces sacó la llave maestra que le había dado Don Alberto y abrió la puerta, una vez dentro volvió a cerrar con llave, no quería que nadie saliese ni entrase en esa habitación hasta que hubiese resuelto el asunto.
Leo observó la luz de la mañana entrar en las cortinas, pero a quien no veía era a María, ¿donde se habría metido esa pequeña zorra?
Hasta que de repente vio como había un gran bulto en las sabanas de la cama que parecía temblar y emitir alguno que otro sollozo.
Leo agarró las sabanas y las quitó de golpe descubriendo a una María asustada y temblorosa que apenas se había limpiado el semen de su cuerpo, con ojeras y los ojos llorosos. María acurrucada y temblando como un pajarillo miró a Leo con miedo.
—Nonono,por favor, por favor,por favor —Dijo María desesperada pensando que Leo había vuelto a por más.
—Shhh, tranquila—Dijo Leo mientras abrazaba a María y se ponía junto a ella en la cama.
—Nunca más te haré daño...te lo prometo, ayer...estaba borracho, no sabía lo que hacía...lo siento tanto cariño, no soporto la idea de perderte y te quiero tanto—Dijo Leo mientras le daba un abrazo reconfortante a María intentando que se calmase y dejase de temblar.
María cuando escuchó las bellas palabras de Leo se echó a llorar en su hombro y a dar fuertes sollozos, se sentía tan mal...cansada, dolorida y confusa por todo, María lloraba mientras abrazaba aun más fuerte a Leo y se acurrucaba en su pecho.
—Ohhh, creía...creía que...creía que te perdía amor, creía que habías encontrado a otra...yo debería de haberme resistido más, no es culpa tuya...no fui clara, no fue culpa tuya porque tu me quieres—Decía María quien desbordada emocionalmente por la situación apenas podía creerse que Leo la seguía queriendo.
—Amor, mejor olvidemos esto ¿vale? Dormiremos más tranquilos, si pensamos que este vergonzoso suceso no ha ocurrido —Dijo Leo mientras acariciaba a María de su larga y bonita cabellera negra.
De repente Leo tocó algo pegajoso en  pelo de María, descubrió asqueado que era su propio semen, no recordaba habérsela follado tan bien pero la resaca hacía que le doliese la cabeza.
—Preciosa, que tal si te duchas y le dices a Don Alberto y a Laura que te encuentras mal y que no puedes entrenar hoy, no deben saber nada de lo que paso anoche —Dijo Leo mientras le daba un besito cariñoso a María.
—Si claro,eso será lo mejor—Contestó María quien no podía evitar sentirse culpable por lo que paso anoche, ella se había puesto un vestido demasiado pretencioso, parecía una puta...y claro...Leo no se había podido resistir, no...era su culpa, si se hubiese puesto bragas nada de esto hubiese pasado...a pesar de cuanto le doliese se las debería de haber puesto...no podía ir por ahí sin ropa interior, ella no era ninguna prostituta.
María se fue a la ducha y cerró la puerta mientras oía como Leo se marchaba de la habitación, Maria sentía una enorme impotencia, además de un enorme dolor en sus partes. Después de haberse duchado logró maquillarse lo suficiente para que no pareciera que había estado llorando toda la noche y tomó su actitud normal como si nada hubiese pasado. A Don Alberto le engañaba pero Laura la conocía demasiado bien como para que no sospechase.
—María, ¿en serio estas bien? Ya sabes que me tienes a mi para cualquier cosa que necesites, o si quieres contarme algo...—Decía Laura justo antes de ser interrumpida por su hermana.
—Ya te he dicho que no me pasa nada, dejame en paz—Dijo Maria molesta por la persistencia de Laura.
—¿Porque me mientes?—Dijo Laura dolida por la respuesta de su hermana.
—Por favor...te lo ruego, no vuelvas a preguntarme sobre el tema ¿vale?—Dijo Maria justo antes de marcharse a su habitación para librarse de las incomodas preguntas de Laura.
Los días pasaron hasta el siguiente combate importante de María en la primera semana de octubre, ese combate sería un evento especial en el que la segunda clasificada de la liga nacional, Silvia se enfrentaría a la cuarta, María en un combate de intercambio de posición, pero que además sería especial pues la perdedora no podía perder por cuenta de diez, sino que tenía que ser por rendición y la única manera en la que la perdedora podía mostrar su rendición era lamiéndole los pies a la ganadora.
María
Edad: 21 años
Altura: 169 cm
Peso: 60kg
Medidas: Pecho 93 Cintura: 65 Cadera: 96
Silvia:
Edad: 25 años
Altura: 167 cm
Peso: 58 kg
Medidas: 95-67-98
Patrocinador: Apple
Imagen:
Maria hacía sus ejercicios de calentamiento en el vestuario justo antes de saltar al ring. Llevaba su clásica equipación, un top rojo que contenía sus hermosos pechos y los realzaba dejando ver su canalillo y un pequeño short negro que dejaba prácticamente medio culo a la vista del público. María había estudiado concienzudamente a su rival de hoy, Silvia era considerada la luchadora más hermosa de la liga nacional, debido a las encuestas que se hacían en televisión. Pero su bella apariencia no debía despistar a María, Silvia era una luchadora muy rápida y extremadamente ágil, pero también era muy fuerte, Maria sabía que debía desviar el combate a una pelea de gatas en la que la técnica y la velocidad importasen poco. Este era el combate del año que María se había preparado más estratégicamente, ya que normalmente solía pensar que la estrategia no tenía importancia, pero Leo le había convencido de ello en este último mes. María salió al ring levantando los brazos y dejando que el público la observara andando de una forma bastante sensual y meneando su sexy culo para captar las miradas de todos los espectadores.

A María le gustaba salir la primera para así poder calentar al público y tenerlo de su favor como así estaba consiguiendo. María aprovechó y se desabrochó un poquito su top dejando que se saliese un pezón de el durante un momento lo que volvió aun más loco al público. María miró traviesa a los espectadores y se dirigió a un hombre que estaba sentado en primera fila.
—Caballero, ¿Sería tan amable de apretarme mi top? Se me ha aflojado—Dijo Maria mientras se sentaba en el regazo del hombre quien la invitó a sentarse.
—Por supuesto señorita—Dijo el hombre nervioso mientras sentaba en sus rodillas a María quien le ponía la espalda para que el hombre le apretase el top.
—Hagalo bien fuerte...no quiero que la otra luchadora me lo quite—Dijo Maria mientras notaba la fuerte erección del hombre desconocido.
El hombre que al parecer se llamaba Juan pues así le llamaban los que estaban sentados al lado lo apretó con fuerza arrancándole algunos gemidos fingidos a María.
—Muchas gracias—Dijo Maria mientras le daba un beso en la mejilla al hombre y este aprovechaba para meterle mano descaradamente. En cualquier otro contexto lo mínimo que se hubiese llevado habría sido una bofetada pero Maria se contuvo y volvió al ring pues su rival estaba a punto de salir.
Silvia salió al ring dando un clásico bailecito mientras el público la animaba y rugía de excitación. Silvia iba vestida con un atrevido conjunto de ropa interior roja que prácticamente dejaba a la vista casi todo su cuerpo. Silvia tenía la reputación de ser la luchadora mas hermosa de la liga y cuando entró en el ring incluso Maria se quedó un poco cautivada por su cuerpo, a pesar de los esfuerzos de la morena por tener al público de su parte este se decantó mayoritariamente por la rubia.
—¡¡SILVIA,SILVIA,SILVIA,SILVIA!!— Gritaba el público enloquecido mientras Silvia les lanzaba besos y se subía a una de las cuerdas para seguir jaleando al público.
—¡¡Esa zorra te va a besar los pies en menos que canta un gallo!! ¡¡Compartela con nosotros también!!—Decían algunos espectadores.
De repente un espectador intentó subir al ring para llegar hasta Silvia pero fue placado por las fuerzas de seguridad. Mientras el árbitro y Silvia contemplaban la escena Maria se colocó detrás de Silvia y la derribó de encima del esquinero donde estaba para jalear al público lanzándola a fuera del ring. Silvia cayó dándose un fuerte golpe que resonó en todo el estadio. El árbitro miró a María sospechando mientras todo el público enfurecía por la sucia jugada que María le había hecho a su luchadora favorita. Silvia estaba en el suelo doliéndose de su rodilla derecha mientras el arbitro comenzó la cuenta de 10, si no volvía al cuadrilátero antes de que llegase a 10 sería descalificada del combate.
-1
-2
-3
-4
Silvia se levantó del suelo con un enorme gesto de dolor mientras notaba que su pierna derecha apenas la podía sostener.
-5
-6
Silvia se apoyó en el cuadrilátero intentando subir pero con su pierna en ese estado lo tenía muy difícil.
-7
-8
-9
Y...
Definitivamente Silvia subió al ring momento justo en el que María la agarró del pelo para levantarla y darle un potente puñetazo en la tripa doblándola por completo.
María la agarró del pelo y le quitó el sujetador dejando los enormes y magníficos pechos de Silvia a la vista de todo el público que no por eso dejó de abuchearla y animar a Silvia.
—¿¡Esto es lo que querías?! ¿Ya estáis contentos?—Dijo Maria justo antes de meterle una zancadilla en la pierna derecha a Silvia y tirarla al suelo como quien tira un trozo de mierda.
La pobre Silvia gemía de dolor en el suelo mientras se llevaba la mano a la rodilla, esa hija de puta le había roto algo. Pensó Silvia con impotencia justo antes de recibir un pisotón de María en la rodilla haciéndola retorcerse de dolor.
—Por favor, mi rodilla...noo, existe la ley de las luchadoras —Dijo Silvia intentando que María la dejase de pisotear como a una perra herida.
La ley de las luchadoras era una ley no escrita que decía que en el caso de que una luchadora fuese herida de gravedad en un combate se le respetase la parte de su cuerpo herida.
María se rió con crueldad y continuó apretando la rodilla de Silvia.
—Ya sabes cómo acaba esto, me chupas los pies y entonces hablamos—Dijo Maria poniéndole el pie a Silvia en la cara.
Silvia comenzó a sacar la lengua lentamente, humillada, esa tramposa luchadora le había roto algo en su rodilla, Silvia lo había podido comprobar, ya apenas se podía mantener en pie. Pero justo antes de que la lengua de Silvia tocase el pie de María, Silvia comenzó a escuchar al público animándola.
—¡Silvia, no te rindas!—Gritaban sus fans, pues Silvia además de por su gran belleza era conocida por ser una luchadora que no se rendía nunca. Silvia aprovechó y mordió el pie de María con todas sus fuerzas saboreando la sangre de su joven rival. María no se esperaba que Silvia quisiese seguir luchando y cayó a la lona sorprendida mientras gemía de dolor por su dolorido pie.
Silvia aprovechó que al estar en el suelo Maria era presa fácil y se lanzó a por ella colocándose encima de María y arrancándole su top rojo dejando al descubierto las hermosas tetas de María que a pesar de su belleza eran más pequeñas que las magníficas tetas de Silvia. Silvia agarró las tetas de María y comenzó a estrujarlas con fuerza, María no se quedó atrás y agarró las tetas de su rival estrujándolas para sacarle toda la leche.
—Zorra tramposa, vas a lamentar haberme atacado a traición —Dijo Silvia furiosa con Maria.
—Y tu vas a lamentar haber nacido después de que te rompa la pierna en la ronda de castigo —Contestó Maria mientras apretaba sus dientes para aguantar el pulso.
La leche de Silvia comenzó a caer sobre las tetas de Maria mezclándose con la leche de las tetas de la pobre Maria que cada vez tenía una expresión de dolor cada vez mayor en su rostro.
Las tetas de Silvia eran duras y fuertes y resistían bien los apretones de María, sin embargo los pechos de María además de ser más pequeños eran blandos y suaves con lo que sufrían mucho más la violencia que Silvia ejercía sobre ellos.
—Ohh, ¡¡ahh!!—Gemía Maria dolorida mientras cada vez salía mas leche de sus pechos y sus manos iban perdiendo fuerza y cada vez iban apretando con menos fuerzas las tetas de Silvia.
Silvia sonrió mientras con una mano agarraba las dos de María y las ponía en la lona justo encima de su cabeza. Silvia aprovechó para acercarse aun más a María mientras seguía torturando sus pezones y ordeñándola como a una vaca. De repente Silvia sintió un enorme pinchazo en su rodilla y miró a María con odio.
—Ni siquiera eres capaz de vencerme habiéndome lesionado, te debería de dar vergüenza —Dijo Silvia mientras posaba sus labios en los de María y le metía la lengua en la boca forzándola a darle un beso y arrancando aplausos del público.
—Ohhh, por favor...mis tetas...me las vas a destrozar, te besaré los pies...pero por favor sueltame— Dijo Maria mientras sentía una mano de Silvia obligándola a lamer su propia leche.
Silvia continuó torturando las tetas de María unos minutos mas y cuando hubo acabado de ordenarla le puso el culo en la cara a María y la abrió de piernas mientras le quitaba su short negro dejando al descubierto el coño de la morena.
—¿Crees que voy a dejar que te rindas antes de haber catado tu coñito?— Dijo Silvia mientras le daba una alegría al público teniendo a María abierta de piernas para ellos.
Silvia llevó una mano al coño de María y comenzó a tocarla cada vez más rápido con el objetivo de hacer que su joven rival se corriese buscando humillarla para siempre. María ruborizada y agotada gemía cada vez más fuerte y constantemente mientras intentaba cerrar sus piernas para que esa tortura parase. Pero al quedarse sin leche el cuerpo de María había colapsado y se había quedado prácticamente sin fuerzas. María definitivamente se dejó llevar por el placer y abrió sus piernas dejando que Silvia cogieste todo lo que le viniese en gana de ella.
—Aahhhaaa, ¡¡Ohhh!! ¡Sigue! ¡Sisisisi!—Gemía María de placer como una gata en celo mientras se corría y alcanzaba el orgasmo quedando completamente a merced de su rival.
Silvia se levantó y colocó su pie en la boca de María esperando que esta se rindiese. María completamente destrozada psicológicamente y exhausta por el orgasmo y el castigo que había recibido sus tetas comenzó a besar frenéticamente los pies de María y a lamerlos como una putita.
Silvia levantó los brazos victoriosa mientras miraba a María con odio por las trampas que había hecho. Silvia recibió las ovaciones del público mientras María se puso de rodillas y comenzó a lamerle las piernas mientras suplicaba piedad.
—Porfavor...Silvia, no quería hacerte daño, lo siento, ten piedad—Decía María mientras el público gritaba para que Silvia la violase.
Silvia agarró a María de su larga cabellera negra y la expuso para que todo el público pudiese ver su hermoso cuerpo.
Ambas mujeres estaban desnudas ante todo el público.
—¿Quien es la más hermosa?—Preguntó Silvia sabiendo la respuesta del público por anticipado.
—¡SILVIA! ¡SILVIA!—Gritaba el público mientras algunos se acercaban para escupir a María.
Justo en ese momento Silvia se llevó la mano a la rodilla dolorida y un médico entro en el ring preocupado.
—Silvia no creo que debas castigar a María, tu rodilla no esta en buenas condiciones —Dijo el médico del equipo de Apple mientras atendía a su luchadora.

Silvia asintió a las indicaciones de su médico y se despidió del público mientras miraba despectivamente a María.
Silvia agarró a María del coño inmovilizándola y haciendo que se retorciera en la lona.
—Nos veremos en otra ocasión pequeña—Dijo Silvia mientras se iba cojeando ayudada por su médico.
María no se creía la suerte que había tenido, estaba tan destrozada y exhausta por el combate que apenas se podía mover. María estaba tendida boca arriba en la lona mientras respiraba agitada y sus pechos subían y bajaban al ritmo de su respiración.
Laura subió al ring con rapidez y se puso al lado de María preocupada. Un médico subió con ella y se arrodilló al lado de María.
El médico le alumbró con una linternita aos ojos a María para asegurarse de que estaba consciente.
—Bien, señorita Garcia puede llevarse a su hermana—Dijo el médico mientras Laura agarraba a María y la ayudaba a llegar al vestuario.
Laura dejó a María sentada en el vestuario y rápidamente le puso en la boca un botellín de agua intentando hidratar lo máximo posible a su agotada hermana.
Una vez hubo bebido, María comenzó a llorar desconsolada mientras se estiraba de los pelos desesperada.
—Todo lo que he entrenado, todo lo que he sufrido...para nada—Dijo María desconsolada.
—No, María, no te pongas triste por haber perdido, Silvia lleva ya 5 años luchando y es normal que te haya ganado—Dijo Laura intentando consolar a María.
Basileus:
Laura
Edad: 19 años
Altura: 168 cm
Peso: 54 kg
Medidas: pecho 85- cintura 60-cadera 88
Imagen:

Laura salió del vestuario preocupada, su hermana había perdido el combate pero dentro de lo que cabe había tenido mucha suerte pues al lesionar a su rival al principio del combate no había sufrido la ronda de castigo que le esperaba.
Laura se alisó su negro cabello y se quedó extrañada viendo como una oscura figura femenina surgía de entre la oscuridad del pasillo. Laura iba vestida con un vestido rojo muy sugerente y unos tacones muy delicados pues hoy no tenía ningún combate.

Rogueneitor
Miyuki

Edad: 21
Altura: 1,66 m
Peso: 53 kg
Medidas: 87- 55 - 86

Miyuki estaba en la zona oscura del pasillo esperando a Laura, llevaba un corto vestido azul que reafirmaba sus curvas. Observaba el pasillo cuando escuchó el rechinar de la puerta de donde salió la persona que esperaba. Con paso firme avanzó hacía Laura.

- Hola zola, ¿podemos hablal?

Basileus:
Laura observó extrañada a Miyuki y como se acercaba a ella, en un principio Laura se sintió amenazada, debía reconocer que esa mujer la intimidaba, pero no parecía que viniese con ganas de pelea.
Laura se puso enfrente de Miyuki poniendo sus tetas algo más pequeñas que las de la japonesa enfrente de las de su rival en modo desafiante. Por un momento Laura pensó que Miyuki quería entrar en el vestuario de María para hacerle algo a su hermana.
Laura se puso enfrente de la puerta del vestuario y miró a Miyuki con desconfianza.
—Ni se te ocurra entrar aquí— Dijo Laura mirando con hostilidad a Miyuki.

Rogueneitor:
Miyuki miró a los ojos de Laura, sonrío y dio un par de pasos hacia atrás, ella estaba disfrutando del momento y quería saborearlo lentamente. Con la sonrisa en su cara movió su mano hacia una de las tetas de la española.

- ¿Clees que podlas conmigo puta? - pregunto Miyuki mientras apretujaba con su mano la teta de Laura.

Basileus:
Laura gimió de dolor al sentir la mano de Miyuki apretando una de sus delicadas tetas. Rápidamente Laura apartó la mano de Miyuki de un manotazo y se quedó mirando a Miyuki con odio.
—No se de donde coño has salido, zorra, pero lo único que se es que no me durarías ni 10 minutos en un ring—Contestó Laura mientras miraba con desprecio a Miyuki y con una de sus manos se tocaba su dolorida teta.
Rogueneitor:
Miyuki retiró la mano tras el manotazo de Laura, veía como la española quería matarla con la mirada, Miyuki avanzó hasta presionar sus tetas contra las de la española sin perder la sonrisa.

-¿Quieles peleal ahola? - preguntó Miyuki.

Basileus:

—Lo que quiero es perderte de vista zorra— Dijo Laura visiblemente enfadada mientras continuaba apretando sus tetas algo más pequeñas que las de Miyuki contra las de la japonesa.
Laura aprovechó para agarrar a Miyuki del pelo y susurrarle al oído.
—Alejate de aquí, o sufriras las consecuencias —Dijo Laura muy enfadada.

Rogueneitor:
El cuero cabelludo de Miyuki empezó a arder por el agarre de Laura, la sonrisa se borro de su cara y movió su mano hacia la parte trasera de la entrepierna de la española, la japonesa clavó sus uñas en la cara interior del muslo de Laura por debajo del vestido rojo.

- Si quieles peldelme de vista... - siseó Miyuki en el oido de Laura - tendlás que ganalme la semana que viene, te desafío.
Basileus:
—Acabas de cometer el mayor error de tu vida—Dijo Laura enfadada mientras le daba un fuerte puñetazo a Miyuki y la lograba apartar de ella.
Laura se lanzó a por Miyuki guiada por la furia y comenzó a arañarla rompiendo su vestido.
Rogueneitor:
Miyuki cayó al suelo y empezó a forcejear con Laura destrozando el vestido rojo de la española con una mano mientras la otra empujaba de la barbilla de su oponente para desequilibrarla y quitarla de encima suyo.

- ¡Puta loca! - gruño Miyuki - Estas tan loca como tu helmana.

Basileus:
Laura sintió como su vestido se rompía y sus pechos quedaban liberados a la vista de cualquiera. Laura no se acobardó y agarró con sus dos manos el cuello de Miyuki comenzando a asfixiarla.
—Puta japonesa, vas a aprender a callarte cuando debes—Dijo Laura con sus ojos encendidos de furia.

Rogueneitor:

Miyuki sintió la presión de las manos de Laura en su garganta, la mano que empujaba la barbilla de la española se movió buscando los ojos verdes de su rival mientras la otra se dirigía hacia la entrepierna de Laura para "invitarla" a alejarse.

Miyuki miraba con odio a Laura mientras intentaba respirar, las uñas que llegaron a la entrepierna de Laura empezaron a clavarse en la piel de la española.
Basileus:
Laura sintió un enorme dolor en su vagina que la hizo quedar completamente paralizada mientras Miyuki la arañaba con todas sus fuerzas. Laura soltó un fuerte gemido de dolor y se cayó al suelo retorciéndose de dolor llevándose las manos a la vagina para evitar que Miyuki siguiera dañándola en esa sensible zona.

Rogueneitor:
Miyuki respiró pesadamente cuando Laura soltó su cuello, se incorporó sobre sus rodilla a la vez que clavó sus ojos en los de la española y lanzó su puño contra la mejilla de de Laura.

- ¿Tienes miedo de peldel delante de la gente que me quieles matal? - preguntó Miyuki enfadada.
Basileus:
Laura sintió el fuerte golpe en su mejilla y al tener la cabeza contra el suelo el golpe hizo que su cráneo se golpeará contra el duro suelo y por mala suerte hizo que durante un momento Laura perdiese la visión y quedase semiinconsciente en el suelo.
Rogueneitor:
Miyuki se sentó en el vientre de Laura y atrapó los brazos de la española bajo sus piernas. Con una sonrisa maliciosa mientras los harapos que era su vestido terminaba de deslizarse por su piel, Miyuki pellizcó los pezones de Laura y empezó a retorcerlos.

- Ya no eles tan blava - se burló Miyuki.
Basileus:

Laura quedó inmovilizada por todo el peso del cuerpo de Miyuki, Laura nunca había sido fuerte y no podía quitarse a Miyuki de encima. La japonesa la desnudó por completo y comenzó a ordeñarla mientras Laura gemía de dolor y sus pezones comenzaban a volverse rojos por el maltrato que les estaba dando Miyuki.
—Ahhh, ¡¡ohhh!!—Gemía Laura indefensa.

Rogueneitor:

Miyuki sonreía mientras castigaba los pezones de Laura, tras unos instantes la japonesa soltó las aureolas de la española y metió dos dedos en el sexo de su rival.

- Muy bien puta, hoy tu castigo selá suave . dijo Miyuki.
Basileus:
Laura comenzó a gemir mientras intentaba cruzar sus piernas para que Miyuki no la humillase de aquella forma.
—¡Nononono, ohh dios mio!—Gritaba Laura mientras sentía a Miyuki dentro de ella.
El coño de Laura comenzó a humedecerse por la excitación y los dedos de Miyuki comenzaron a llenarse del liquido vaginal de Laura.
Rogueneitor:
Miyuki sintió los jugos de Laura empapando su mano y estimuló la vagina parando cuando la japonesa sintió que la española estaba a punto de tener un orgasmo, liberó de la caricia de sus dedos los labios vaginales de Laura y movió los dedos hacia la boca de la española.

- Te veo un poco palida, ¿quieres lamel el liquido de mis dedos?
Basileus:
Laura poco a poco fue excitandose hasta estar a punto de llegar al orgasmo pero Miyuki le sacó los dedos de su vagina en ese preciso momento dejando a Laura completamente frustrada.
Miyuki le introdujo los dedos llenos de fluidos vaginales a Laura en la boca. Laura comenzó a chupar los dedos tragándose sus propios fluidos vaginales en un humillante espectáculo.
Rogueneitor:
Cuando Laura termino de lamer los dedos, Miyuki se levanto y con su vestido cubriendo de cintura para abajo se dirigió hacia la salida del edificio.

- Si tienes valol, nos vemos la semana que viene - dijo Miyuki

Basileus:
Laura se quedó en el suelo completamente apaleada y humillada. Laura comenzó a llorar tirada y desnuda allí como estaba. Ninguna de las personas que habían presenciado la improvisada pelea se atrevía a acercarse a la destrozada y joven luchadora que lloraba en el suelo.
—Ohh, ya lo creo que estaré zorra, la semana que viene te destrozaré—Dijo Laura para si misma mientras lloraba de rabia en el frío suelo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
basileus

avatar

Posts : 357
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: Re: María 14 Silvia vs María   Dom Ago 06, 2017 3:08 pm

Se agradecen críticas, dudas etc en los comentarios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mondo



Posts : 142
Join date : 20/09/2016

MensajeTema: Re: María 14 Silvia vs María   Lun Ago 07, 2017 1:31 pm

Joder con Miyuki, da miedo. Esta muy fuerte, con el poco tiempo que lleva en la lucha ya esta a la altura de María y Laura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
murasame

avatar

Posts : 416
Join date : 24/08/2015

MensajeTema: Re: María 14 Silvia vs María   Miér Ago 09, 2017 1:09 am

Comienzo a odiar a leo XD (cosa curiosa por qué antes era el que mejor me caía) enfin excelente capítulo, una gran intencidad ,Mierda!!! María por poco la tenía en la bolsa y se le escapó, aún que claro Sylvia está mucho más experimentada y supongo que ha estado en mayores aprietos.
Miyuki es toda una joputa (en el buen sentido de la palabra)
Mira qué con su poca experiencia ya se hecho a Laura al plato por primera vez
Excelente capitulo
Excelente
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: María 14 Silvia vs María   

Volver arriba Ir abajo
 
María 14 Silvia vs María
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» MARIA ESPINOSA
» MIS TRENZAS
» COPLA QUE CANTARÁ EL SÁBADO MARÍA ESPINOSA
» María Espinosa - que debes hacer con el regalito
» Nuestro amor en el arcoiris (Jose María Hinojosa)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Lucha Femenina :: Foro de Lucha Femenina :: Relatos-
Cambiar a: