Foro de Lucha Femenina

Todo sobre la Lucha femenina
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 María 13 Las cosas no son lo que parecen.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
basileus

avatar

Posts : 356
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: María 13 Las cosas no son lo que parecen.   Dom Jul 02, 2017 3:12 pm

Laura
Edad: 19
Altura: 168cm
Posición en la liga: octava
Imagen:


Mayte
Edad: 32
Altura: 166 cm
Ligas nacionales ganadas: 1
Posición en la liga: séptima
Imagen:



Lana
Edad: 33
Altura: 175 cm
Ligas nacionales ganadas: 2
Posición en la liga: Quinta
Imagen:

María
Edad: 21
Altura: 169 cm
Posición en la liga: Cuarta.
Laura y Maria se preparaban en su camerino, María aprovechaba para pintarse las uñas de color rojo mientras Laura se daba algunos retoques en su maquillaje y se miraba al espejo.
—Laura, no te hace falta tanto maquillaje, ya eres lo suficientemente hermosa como para volverlos locos— Dijo María con tranquilidad mientras le daba con el peine un poco al cabello negro de su hermana. María y Laura eran muy parecidas físicamente, de no ser porque María era algo más robusta y más tetona y Laura algo más delgada la gente apenas las podría distinguir. Pelo negro como el azabache y ojos verdes como la hierba María y Laura salieron al pasillo que llevaba al ring listas para luchar. Cuando estaban esperando en el pasillo a que acabase el combate anterior y retirasen a la luchadora derrotada, una cámara les enfocó.
María le lanzó un beso a la cámara y el público rugió en el exterior emocionado por el combate que se les avecinaba.[/size]
María iba vestida con su segunda equipación, una minifalda azul y una camiseta blanca que se transparentaba ligeramente y en la cual se le marcaban sus pezones. Laura iba vestida con un short vaquero que le quedaba muy apretado y una camisa roja anudada por encima del ombligo.

Continuará...
María y Laura salieron al ring mientras el público jaleaba a las jóvenes y hermosas luchadoras que entraban en el escenario. Lana y Mayte ya estaban esperandolas en el centro del ring, las dos veteranas luchadoras eran viejas enemigas que ahora se veían obligadas a colaborar para defenderse de las luchadoras más jóvenes.El público rápidamente se puso de lado de María y Laura debido a su gran belleza, aunque estaba algo dividido ya que los aficionados más fieles seguían apreciando a Mayte y a Lana por su amplia trayectoria y todas las tardes de diversión que les habían hecho pasar. Mayte llevaba un tanguita rojo que dejaba todo su culo al descubierto y un top blanco que sujetaba sus enormes pero ya no tan fuertes tetas. Lana mientras tanto llevaba un bikini muy ajustado y miraba con cara de pocos amigos a las recién llegadas.
María y Laura subieron al ring y se quedaron enfrente de sus rivales.
—Vaya, vaya, las dos hermanitas, se ve que el ser puta os viene de familia— Dijo Lana buscando provocar a sus rivales
—Querras decir que la belleza nos viene de familia... lo de ser putas es si nos rebajamos a vuestro nivel — Contestó María con arrogancia mientras miraba por encima del hombro a sus rivales.
—Cuando os derrotemos hemos pensado en hacer que una de las dos viole a la otra, así será más divertido... El culito de María es realmente apetecible, estoy seguro de que tu hermana pequeña te lo romperá con gusto— Dijo Mayte mientras le daba un azote en el culo a María intimidándola ligeramente.
—No vuelvas a tocar a mi hermana así puta— Dijo Laura enfadada por la idea que había tenido Mayte.
Las cuatro luchadoras se colocaron frente a frente mirándose desafiantes. Y el árbitro dio la señal de empezar el combate.
María rápidamente placó a Lana lanzándose sobre ella y tumbándola en el suelo tomando la posición superior con rapidez dominándola gracias a su superior fuerza física.
Mientras tanto Laura le lanzó una fuerte patada a Mayte que esta pudo frenar y contraatacar con un fuerte puñetazo que Laura pudo esquivar con cierta facilidad gracias a su alta velocidad.
María y Lana comenzaron a rodar por la lona enfurecidas arañandose y golpeándose con todas las fuerzas que tenían. María logró primero ponerse en la posición superior pero le duró por poco tiempo ya que Lana gracias a su superior técnica comenzó a dominar la lucha poco a poco ya que iba acariciando cuanto podía el coño de María metiendo sus manos en la minifalda de su joven rival. María cerraba sus piernas intentando defender su coñito pero no podía evitar que cada vez estuviese algo más mojado y María algo mas desconcentrada por la excitación.
Lana finalmente introdujo de lleno uno de sus dedos en la vagina de María arrancándole un gemido de placer a su rival pero María lo pudo sacar con rapidez evitando perder del todo la concentración.
—Ohhhh,mmmm— Gemía María excitada mientras forcejeaba con Lana intentando contraatacar para ponerse ella en posición superior en esa agotadora pelea de gatas.
Lana se puso justo encima de María y comenzó a aplastarla con el peso de su cuerpo aplastando las tetas de María sacándole aun mas gemidos a la ya indefensa María que cruzaba sus piernas intentando defender su vagina.
—Estamos demasiado cerca, no puedo usar la fuerza de mis puños para acabar con ella— Pensó María mientras el miedo comenzaba a reflejarse en su cara.
Lana le lanzó un fuerte puñetazo en la barriga a María dejándola sin aliento y logrando que durante un momento abriese sus piernas dejando que Lana hiciese lo que quisiera con ella. Lana pudo enrrollar sus piernas con las de María y las dejó separadas dejando a la vista de todo el público el coño de María ejecutando a la perfección la técnica de dominación.[/size]
[size=34]Laura vio como su hermana estaba en problemas pero no podía ayudarla ya que estaba dedicándose a cansar a su rival usando su clásica táctica durante las peleas, Laura esquivaba los potentes golpes de Mayte con facilidad e iba poco a poco dañándola con rápidos y ligeros golpes. Mayte comenzaba a sudar cada vez más mientras Laura parecía como nueva esquivando con facilidad cualquier contraataque de su enemiga.[/size]
[size=34]Lana ya tenía dos dedos dentro del coño de esa puta, los movía cada vez más rápido buscando excitarla pero de repente sintió una enorme presión en sus piernas, María se había recuperado y las estaba volviendo a cerrar poco a poco aprovechando su mayor fuerza para salir de esa humillante posición. Lana se vio obligada a retirar su mano de la entrepierna de la joven morena si no quería que María se la atrapase entre sus piernas. María cerró sus piernas y el público gritó disgustado por no poder seguir viendo el coño de María.
Lana se afianzó y llevó su mano empapada de los flujos vaginales de María a la cara de la joven luchadora y comenzó a obligarla a tragarlos. María negaba con la cabeza intentando no tragarse sus propios fluidos pero no podía evitarlo, María sentía sus muslos pegajosos por su empapado coño mientras comenzaba a sentir una enorme ira.
—Niña mala, cometelo todo— Decía Lana divertida mientras hacía tragar a María sus fluidos y su orgullo.
María sintió el sabor de su propia vagina en los dedos de Lana, fue en ese preciso momento cuando la ira se encendió en el corazón de María y con un gran esfuerzo logró levantar a Lana y apartarla logrando quedar por encima suyo. Lana no pudo hacer nada contra la enorme fuerza bruta de María quien respiraba agitada por el enorme esfuerzo que había tenido que hacer para poder levantar los 65 kg que pesaba Lana.
María se sentó en el abdomen de su sorprendida rival y pudo observar como se le marcaban los pezones a Lana en la parte superior del bikini. María no pudo evitarlo y agarró los pezones de la rubia madura y comenzó a estrujarlos y retorcerlos con saña haciendo sufrir a su rival. La cara de Lana se torció en una mueca de sufrimiento e intentó quitar las manos de María, pero cuando María vio  la debilidad con la que Lana la agarraba sonrió sabiendo que había encontrado el punto débil de esa puta.
María sin piedad siguió retorciendo los pezones de Lana haciéndola gritar de dolor. María recordó entonces lo que Leo le había dicho, las luchadoras mas mayores eran las que tenían sus partes íntimas más débiles pues las tenían ya muy desgastadas tras muchos años de combates sin piedad y dolorosas y humillantes rondas de castigo.
Laura mientras tanto tenía a Mayte ya tan agotada que apenas podía lanzar sus golpes contra ella, Laura fue poco a poco arrinconando a Mayte en el esquinero golpe a golpe Mayte iba cediendo la iniciativa y poniéndose cada vez más a la defensiva. Pero de repente Mayte soltó una patada rasa al tobillo de Laura haciéndole perder el equilibrio y caer en la lona azotando su joven cuerpo y soltando un gemido de dolor.
Mayte aprovechó ese momento para lanzar una fuerte patada a las costillas de Laura dejándola sin aire y agarrándola del pelo para arrastrarla por la lona con furia por todos loa golpes recibidos. Laura intentaba resistirse pero Mayte la superaba en fuerza física y en un combate tan cercano apenas podía hacer nada.
Lana sentía como sus pezones estaban apunto de explotar por la presión que María estaba haciendo sobre ellos. Lana desesperada porque María dejase de ordeñarla levantó sus brazos cediéndole su sujetador a María. María rió viendo lo acabada que estaba esa luchadora de 33 años y le quitó su sostén enseñandolo al público y dejando al descubierto los castigados pechos de la veterana rubia. Pero justo cuando María estaba disfrutando observando los pechos de la aparentemente derrotada Lana esta agarró la camiseta de María y se la arrancó de un tirón aprovechando que estaba despistada y agarró los jóvenes pezones de María exprimiendoselos  con fuerza.
—Aagghha, zorra— Dijo María mientras apretaba los dientes para no seguir gimiendo como una putita.
María volvió a agarrar los pezones de Lana con cada vez más fuerza y ambas se enzarzaron en una lucha de resistencia en la que los pezones más jóvenes y menos dañados de María tenían todas las de ganar.
María cada vez ordeñaba mas y mas a Lana hasta que esta acabó prácticamente sin fuerzas y soltó los pezones de María quedando paralizada por el dolor.
—Vamos puta, rindete y prometo que sera mi hermanita la que se encargue de ti en la ronda de castigo en vez de yo misma— Dijo María con una sonrisa malévola.
Lana en un principio negó con la cabeza pero entonces Maria le clavó las uñas en sus destrozados pezones sacándole aun mas sangre y leche.
Lana realmente detestaba a Mayte así que no tenía porque sufrir para que Mayte pudiese ganar el combate.
—Me rindo, me rindo, por favor, me vas a destrozar las tetas Maria, ten piedad— Dijo Lana destrozada psicológicamente.
María se levantó dolorida pero victoriosa pero entonces vio como Mayte agarraba del pelo a Laura y la arrojaba fuera del ring a la zona en la que estaba el público. Laura cayó al suelo semiinconsciente y decenas de manos comenzaron a posarse sobre ella buscando toquetearla y violarla. María perdió la concentración y se lanzó a ayudar a su hermana a salir de allí pero justo entonces Mayte aprovechó el momento para ponerle la zancadilla y hacer caer a María en la lona de manera bastante humillante.
María cayó con las piernas abiertas momento que Mayte no desaprovechó para lanzar una fuerte patada en la entrepierna de María haciéndola gritar tan alto que todo el público la pudo oír. Mayte agarró a María de las dos piernas y las abrió poniendo su pie en el coñito de María y apretando cada vez más y más buscando derrotar a María por sumisión.
—Vamos zorra, rindete o te juro que te destrozaré el coño tanto que nadie querrá volver a follarte— Dijo Mayte sádica mientras continuaba apretando arrancando alaridos de dolor a  María.
—Yo...yo... me...— Decía Maria justo antes de detenerse.
—¿Te rindes? Vamos puta, que no tengo todo el día— Dijo Mayte mientras destrozaba el coño de María.
—Vete a la mierda—Contestó María rabiosa por sentirse tan impotente y decidida a no dejar a su hermana sola frente a esa bruja.
—No puede ser, siempre que consigo hacer esta técnica las luchadoras rivales se rinden a los pocos segundos—Pensó Mayte admirada y asustada por el aguante de María.
María comenzó a llorar impotente por el dolor, estaba a punto de desmayarse pero justo en ese momento la presión sobre su coño se redujo y María sintió un enorme alivio al ver a su hermana derribar a Mayte. María intentó levantarse pero perdió la consciencia al ponerse de rodillas y cayó en la lona inmóvil.

Leo observaba el combate desde las gradas, justo entonces vio a Laura rematar a Mayte y hacerla quedar inconsciente de un golpe certero en la cara. El combate había estado igualado, pero "sus chicas" habían sido superiores. Entonces vio como comenzaba la ronda de castigo y Laura y María agarraban cada una a una de las luchadoras derrotadas y las obligaban a comerse sus penes de plástico.
Justo en ese momento Don Alberto le hizo una señal y se dirigió hacia él.
—Leo, quiero hablar contigo, ven— Dijo Don Alberto mientras se dirigía hacia una zona de las gradas en la que no había nadie. Leo siguió al viejo hasta que este se detuvo bruscamente y le miró con una sonrisa.
—Leo, se lo que has hecho, se que intentaste que Samsung contratase a María y a Laura a mis espaldas, no lo intentes negar — Dijo Don Alberto mientras miraba a Leo amenazante.
—Yo...¿Como lo sabe señor? No era mi intención... Pero yo—Intentaba contestar Leo mientras balbuceaba sorprendido por la habilidad de Don Alberto.
—Callate y escucha, esta vez me la has jugado, pero si te vuelvo a pillar...te mataré, ¿ha quedado claro?— Dijo Don Alberto a la vez que sacaba una pistola y encañonaba a Leo con el arma sin que nadie lo viese.
Leo se quedó completamente callado y aterrado, ese hombre tenía algo...que le asustaba y cuando escuchó la amenaza en seguida supo que Don Alberto no estaba fanfarroneando.
Don Alberto no esperó la respuesta y le dio una ligera bofetada cariñosa a Leo, para despedirse y se marchó a su sitio en las gradas. Leo salió del estadio con el corazón en un puño y dándose cuenta de que iba a estar al servicio de ese hombre durante mas tiempo del que le gustaría.
María aguardaba al médico de Don Alberto en su mansión había pasado toda la noche sin dormir por culpa del terrible dolor que sentía en su coñito. Cuando el médico llegó hecho un vistazo a la habitación en la que estaban Laura y María y entró decidido.
—Buenos días señoritas, ¿Cual de las dos tiene ese problemilla que me ha comentado Don Alberto? — Dijo el médico.
—Ella— Contestó Laura señalando a su hermana mayor y algo ruborizada por la situación.
María siguió las instrucciones del médico y se abrió de piernas para que este la pudiese inspeccionar mejor. Cuando el médico hubo acabado le dió una crema antiinflamatoria y le recomendó no mantener ningún tipo de relaciones sexuales hasta por lo menos que el dolor se me hubiese pasado.
Cuando el médico se hubo marchado María y Laura se quedaron solas en la habitación.
—María, quería darte las gracias, por haber aguantado tanto a Mayte...si yo hubiese hecho mi trabajo la hubiese noqueado y tu no estarías herida— Dijo Laura mientras miraba el  dolorido chocho de su hermana.
—Da igual Laura, al fin y al cabo hiciste todo lo que pudiste igual que yo—Dijo Maria queriendo zanjar el asunto.
Laura se marchó de la habitación y dejó a María sola para que se vistiera. María se puso una de sus bragas favoritas pero entonces se dio cuenta de cuanto le dolía el coñito por lo que se la quitó con rapidez, decidió ponerse un pijama suyo que era como un vestidito para dormir muy mono y sin llevar ropa interior pues el escozor en sus partes le hacía muy doloroso a María ponérsela. El vestido acababa en una sugerente minifalda que dejaba a la vista su culo, a María le hubiese gustado llevar algo más recatado y mas aun cuando no llevaba bragas pero la ropa que les daba Don Alberto siempre era así.
Justo cuando Maria se estaba mirando en el espejo acicalándose la puerta se abrió bruscamente.
Leo apareció tambaleante por la puerta y visiblemente borracho, Leo cerró la puerta de un portazo y se acercó a María visiblemente afectado.
María se acercó a Leo y le abrazó con fuerza.
—Amor, ¿Que te ha pasado? ¿Por que estas así?—Preguntó Maria preocupada por su hombre.
—Nada, nada— Dijo Leo mientras tambaleante se deshacía del abrazo de María y se sentaba en la cama de su novia mientras se llevaba una mano en la frente procupado, por la amenaza que Don Alberto le había dicho.
María se acercó de nuevo a Leo y le dio un beso en la mejilla mientras le cogía de la mano y se sentaba al lado suyo, mirándolo con amor.
—Cariño, ya sabes que cualquier cosa que te pase me la puedes contar, quizás te pueda ayudar—Dijo María mientras acariciaba a Leo del pelo.
Leo miraba al suelo visiblemente borracho.
—Ayudar...si, tu me puedes ayudar—Dijo Leo mientras se echaba encima de María y la besaba apasionadamente.
María sorprendida cayó tendida en la cama mientras Leo se le echaba encima y la besuqueaba bajándose el pantalón mientras su enorme polla erecta salía a la luz. María se mordió el labio frustrada y miró a Leo con tristeza.
—Cariño, no puedo...hoy no—Dijo María mientras apartaba a Leo, acordándose de su herida en su vagina.
Leo se sintió contrariado al verse apartado por María, era la primera vez que María le decía que no...y justo cuando más lo necesitaba, esa zorra era capaz de follar día y noche pero ahora "no podía" Leo no aceptó el no por respuesta y la agarró con fuerza abriéndola de piernas.
—Venga nena, seguro que te gusta—Dijo Leo mientras volvía a besarla y le metía mano de forma descarada tocándole las tetas y el culo.
—¡Leo! ¡Leo! Sueltame, ¡te he dicho que no quiero!— Decía María al tiempo que intentaba soltarse con todas sus fuerzas, pero Leo era mas fuerte que ella y la tenía bien agarrada.
—Pero si ni siquiera llevas bragas—Dijo Leo enfadado por la negativa de María y tapándole la boca con una mano mientras que con la otra la tenía bien sujetada.
María se revolvía y pataleaba todo lo que podía pero el cansancio del combate y todo el daño recibido hacía que apenas pudiese resistirse.
Leo sin apenas haber lubricado a María como solía hacer la penetró con fuerza. María soltó un gemido ahogado por la mano de Leo y comenzó a llorar por el dolor y por lo que Leo le estaba haciendo.
Leo comenzó a dar embestida tras embestida penetrando cada vez más profundamente a María que ya sin fuerzas había quedado inerte sin apenas poderse resistir paralizada por el enorme dolor que sentía.
—Ohh, ahgggaaa!!, por favor, por favor, por favor—Dijo María mientras lloraba desconsolada.
Leo le subió el vestido a María y de repente vio todo su culo y sus tetas y comenzó a agarrarlas cada vez mas fuertes tocándolas.
—Joder...menudas tetas que tienes nena—Dijo Leo mientras las tocaba como un poseso.
Pero de repente vio el coño de María completamente enrojecido y herido por la pelea...Leo dejó de empujar y miró a los ojos a María, en la expresión de la joven mujer podía ver un inmenso dolor, traición, sorpresa y amor, amor hacia Leo...una verdadera lástima que Leo no sintiera lo mismo.
Leo le dio la embestida mas fuerte que le había dado nunca y María agotada por el combate y la violación y completamente hundida moralmente se desmayó quedando inconsciente. Leo agarró el cuerpo inerte y semidesnudo de María y se la follo hasta que acabó corriéndose en su interior.
—Pfff, nunca lo habías hecho tan bien cariño—Dijo Leo mientras ya mucho mas relajado se ponía el pantalón y dejaba a María tirada, inconsciente y follada con su destrozado coño chorrenado semen sobre su cama.[/size]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
murasame

avatar

Posts : 414
Join date : 24/08/2015

MensajeTema: Re: María 13 Las cosas no son lo que parecen.   Dom Jul 02, 2017 9:18 pm

Amigo mío mis respetos esto me ha encantado aún así estoy decepcionado de leo ...
Es todo un hijo de puta
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sugoishadow



Posts : 243
Join date : 13/08/2015

MensajeTema: Re: María 13 Las cosas no son lo que parecen.   Lun Jul 03, 2017 12:28 am

A mi también me a gustado mucho, buena pelea de gatas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
basileus

avatar

Posts : 356
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: Re: María 13 Las cosas no son lo que parecen.   Lun Jul 03, 2017 1:09 am

Muchas gracias chicos, vuestros comentarios me animan a seguir escribiendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mondo



Posts : 142
Join date : 20/09/2016

MensajeTema: Re: María 13 Las cosas no son lo que parecen.   Lun Jul 03, 2017 5:40 am

El final del capítulo es... bua, genial capítulo Basileus.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: María 13 Las cosas no son lo que parecen.   

Volver arriba Ir abajo
 
María 13 Las cosas no son lo que parecen.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El por qué de las cosas - Versión Metal
» Chiicas metanse esto es hermoso ( Cosas Que diicen Los Jonas )
» Cosas del amor -nick y tu- hot, drama, romantica.
» Cosas estupidas de la vida...
» 357 cosas nuevas q no sabias de los jonas O_o

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Lucha Femenina :: Foro de Lucha Femenina :: Relatos-
Cambiar a: