Foro de Lucha Femenina

Todo sobre la Lucha femenina
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 María.12. Laura

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
basileus

avatar

Posts : 367
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: María.12. Laura   Miér Mayo 24, 2017 8:13 am

María miró el número de teléfono detenidamente, ¿se podía fiar de ese hombre desconocido? La única persona que sabía de su encuentro era Leo, ni siquiera se lo había contado a Laura, María no se lo pensó más y decidió llamar a ese teléfono. La joven luchadora marcó el numero en su móvil y llamó.
—Sabía que llamarías— Dijo una voz desde el otro lado.
—¿Quien eres? No se ni tu nombre— Dijo María algo molesta por no controlar la situación al 100%.
—Es justo, yo se quien eres tu y tu dentro de poco trabajarás para mi... Soy Eduardo Sanchez director del equipo de lucha femenina de Samsung, si quieres seguir hablando quedamos en el parque de al lado de tu casa, mañana por la mañana— Dijo Eduardo justo antes de colgar repentinamente.
María suspiró al oír que se había cortado la comunicación. ¿Debía decírselo a Laura? Mejor no, Laura era débil y cobarde y alomejor se lo acababa contando a Don Alberto y hechando abajo el plan, pensó María.
Al día siguiente después del entrenamiento por la mañana con Leo. María salió de la mansión y se dirigió al parque, en esa ocasión llevaba unas mallas negras, unas zapatillas rosas y una camiseta que solía usar para correr, de esa manera Don Alberto no sospecharía nada.
Cuando María llegó al parque se extrañó al ver que no había nadie, ya que era un parque muy frecuentado, tan solo estaba allí el mismo hombre que había entrado en su camerino el día anterior.
—Bueno María... ¿estas lista para trabajar con nosotros?— Pregunto Eduardo mirándola fijamente.
—Si, y mi hermana hará lo que yo le diga— Contestó María mirando fijamente a Eduardo.
—Bien... vamos a dejarle claras las cosas a Don Alberto— Dijo Eduardo mientras se dirigía a la mansión.
—Pe...¿Pero no es muy precipitado?— Preguntó María extrañada.
—Bueno... mi padre me enseñó que un ataque por la mañana sin dar tiempo al enemigo a desayunar es la mejor manera de ganar, Don Alberto no podrá negarse a nuestra oferta... y si lo hace le amenazaré con acabar con sus negocios, una multinacional como la mía tiene mucha influencia — Contestó Eduardo.
María sonrió y marchó con el, María no paraba de pensar en lo gratificante que iba a ser todo aquello, por fin se iba a lograr librar de Don Alberto de una vez por todas. maría recordaba todas y cada una de las veces que la había usado como si fuese una vulgar puta y a su hermana también le había hecho daño pero eso a María no le preocupaba tanto.
María abrió la puerta y entró en la mansión con Eduardo pisándole los talones. Ambos llegaron al comedor donde Don Alberto estaba desayunando plácidamente.
La sonrisa de María era de oreja a oreja. Pero cuando Don Alberto los vio no se mostró sorprendido, sino más bien indiferente.
—Buenos días María, veo que te acompaña un galán caballero — Dijo Don Alberto con la boca llena de pan.
—Buenos días Don Alberto, María y yo venimos para decirle...— Dijo Eduardo
Pero Don Alberto interrumpió bruscamente a su invitado.
—¿Quereís algo? ¿Agua? ¿Huevos fritos? Emiliana los hace genial, doraditos por fuera pero por dentro deja que...— Don Alberto continuaba hablando sobre huevos fritos cuando María perdió la paciencia y le interrumpió.
María se acercó a Don Alberto cogió su cuchillo y lo clavó en la mesa con fuerza asustando a Don Alberto.
Laura apareció alarmada por el ruido.
—¿María que haces?— Preguntó Laura sorprendida.
—Laura recoge nuestras cosas nos vamos de este infierno— Dijo María mientras tiraba el vaso de leche de Don Alberto al suelo y le escupía en la cara.
—Bueno, yo y mi hermana nos vamos de aquí, nos van a pagar y tratar mucho mejor que lo has hecho tu en nuestro nuevo equipo de lucha— Dijo María mirando con un profundo odio a Don Alberto.
—Asi es, solo falta que las dos luchadoras firmen el contrato y rescindan su contrato contigo— Dijo Eduardo mientras sonreía.
Don Alberto cogió su servilleta y con toda la tranquilidad del mundo se limpió la saliva de María.
—Bueno María... ¿así es como muestras tu gratitud? Sin mi no serías mas que una puta en las calles — Dijo Don Alberto mirando a María con ira contenida.
—Ya no te tengo miedo, solo eres un viejo más— Contestó María con enorme desprecio.
—¿Y si decido no rescindir nuestro contrato?— Dijo Don Alberto manteniendo la calma.
— Bueno... en ese caso te tendríamos que pagar algo más de dinero pero nos quedaríamos con María y Laura igualmente, Don Alberto piense en la jubilación, estará mucho mejor — Contestó Eduardo sabiéndose ganador.
Entonces Don Alberto se levantó y se acercó a Eduardo mirándole fijamente a los ojos.
Ambos hombres eran muy distintos, Eduardo era más alto y joven, mientras que Don Alberto rondaría la cincuentena y ya tenía el pelo poblado de canas.
— Bueno chico... ¿Y si tu no quieres contratar a mis luchadoras?—Preguntó Don Alberto mirando fijamente a Eduardo.
—Bueno, pero el caso es que quiero— Contestó Eduardo riendo por la ocurrencia de Don Alberto.
—Yo creo que tu no quieres— Contestó Don Alberto muy serio.
—Cuando supe que eras tu el que estaba interesado en María y Laura no perdí el tiempo y comencé a investigar sobre ti, todas las personas tienen mierda si se la sabes buscar. Pero tu Eduardo... tu mierda es de la clase que si la cuento perderías tu empleo e irías a la cárcel, tengo pruebas de que has vendido pornografía infantil, imagínate que ocurriría si mañana filtro esto a la prensa— Dijo Don Alberto con una sonrisa.
—Como... ¿Como lo has sabido?— Preguntó Eduardo sorprendido.
—Tengo contactos, y ahora lo que vas a hacer es coger y salir por esa puerta en menos de 10 segundos si no quieres que te hunda— Contestó Don Alberto.
Eduardo recogió sus cosas y salió corriendo todo lo rápido que pudo. María se quedó atónita mientras observaba como sus esperanzas de salir de allí se desvanecían.
Don Alberto se acercó a María mientras esta comenzaba a temblar de miedo.
Don Alberto se puso detrás de María mientras esta cerraba los ojos intentando pensar que no estaba allí que todo era una pesadilla. Pero la áspera lengua de Don Alberto en su cuello la devolvió a la dolorosa realidad.
Don Alberto la agarró del pelo y la colocó a cuatro patas contra la mesa mientras comenzaba a bajarle las mallas a María dejándola en bragas mientras su hermana miraba desde la esquina de la habitación.
María comenzó a sollozar asustada. Podría decirle a Don Alberto que ella no quería marcharse pero no la creería, podía decirle muchas cosas, pero entre todas las cosas que le podía decir María decidió decirle la verdad.
María se revolvió y agarró a Don Alberto alejándolo de ella, María se subió las mallas con rapidez y encaró a Don Alberto.
—Ojala nunca te hubiese conocido, eres lo peor de la raza humana— Dijo María mirando con odio a Don Alberto mientras le escupía.
Don Alberto se quedó parado durante un momento mientras pensaba en que María se le estaba yendo de las manos, debía atajar el problema desde la raíz, en ese momento decidió acabar con el espíritu de esa mocosa.
—¿Lo peor de la raza humana? ¿En serio? Quieres decir, que yo... que te he pagado, mantenido, dado una oportunidad a ti y a tu hermana de ser alguien, que yo... ¿soy lo peor de la raza humana?— Don Alberto paró un momento para dar algo más de fuerza a sus palabras y continuó hablando— María... Yo no he violado a mi hermana brutalmente durante meses, solo porque ella me haya desafiado... tu si... Pero claro... Yo soy lo peor de la raza humana y tu un ángel ¿verdad? Yo, no he lesionado a otras luchadoras solo por diversión... Tu sí, ¿Verdad María? ¿Acaso ni siquiera miras a tu hermana? a la misma hermana a la que has maltratado tanto y tan injustamente ¿Como puedes vivir contigo misma?— Don Alberto se calló buscando que sus palabras tuviesen el impacto deseado en María.

María se calló bruscamente y se giró para mirar a Laura la cual entre lágrimas silenciosas se marchó de la habitación, en ese momento María se dio cuenta de lo que había estado haciendo... y al ver a su hermana así se le rompió el corazón... Cuando María miró a Laura llorando y marchándose de la habitación no vio en ella la mujer con la que había estado compitiendo estos últimos meses, María vio a la niña con la que había estado viviendo, jugando, bailando, soñando durante toda su vida. María abandonó la sala con rapidez y marchó detrás de su hermana.

Don Alberto miraba fijamente por la ventana, su hombre le había conseguido información muy valiosa, debía recompensarle, no hay nadie mejor que un empleado despedido para sacar mierda de sus jefes pensaba Don Alberto mientras respiraba tranquilo. Don Alberto sabía que no podía dejar marchar ni a María ni a Laura, ambas eran luchadoras de mucho talento que le harían ganar mucho dinero en el futuro.


Cuando María llegó a su habitación allí se encontraba Laura tirada en la cama sollozando, justo en ese momento María observó algunas de las heridas que le había hecho durante ese verano y se le cayó el alma a los pies. María con los ojos llorosos se acercó a Laura, justo en ese momento se dio cuenta del daño que le había estado haciendo durante tanto tiempo. María se sentó en la cama y abrazó a Laura quien asustada por el contacto de su hermana dejó de sollozar.
—Ohh Laura, lo siento tanto, no debería de haberte hecho daño, perdoname, estaba ciega, no lo veía y yo...— Decía María mientras iba besando la piel de Laura donde estaba marcada con moratones y rasguños, las piernas, la cadera, el cuello, María cariñosa intentaba reconciliarse con su hermana, pero Laura cada vez que sentía los labios de su hermana posarse sobre su dolorido cuerpo sentía un profundo asco. Laura se separó de María y la miró con ira.
— ¿Que no sabías lo que me estabas haciendo?¿Lo dices en serio?¿Crees que soy retrasada y te voy a perdonar porque me beses?— Dijo Laura mientras un fuego interior se encendía en ella, un fuego interior muy peligroso.
María se volvió a acercar a ella mientras las lágrimas le caían en las mejillas.
—Ohh... Laura, no quiero perderte, eres mi hermana, perdoname— Dijo María mientras comenzaba a llorar desconsolada.
Laura nunca había visto a su hermana tan mal, estaba tan vulnerable allí que la ira de Laura no hizo mas que aumentar.
—¿No quieres perderme ehh? Pues yo a ti si... y para siempre— Dijo Laura enfadadisima.
—No... No, lo siento,lo siento, lo siento, lo siento— Decía María mientras lloraba desconsolada y abrazaba a su hermana.
Al mínimo contacto con María, Laura se encogía incómoda porque la tocase.
—No vuelvas a tocarme, vete no te quiero volver a ver—Dijo Laura guiada por la furia.
—No, Laura no te vayas— Decía María mientras la volvía a abrazar.
Laura acabó explotando y se lanzó a por su hermana, la colocó boca abajo en la cama y comenzó a estrangularla con todas sus fuerzas. Laura estaba fuera de sí, como loca solo quería quedarse sola. María se revolvía pero estaba destrozada anímicamente y Laura la había cogido tan sorprendida. Laura veía como María pataleaba impotente y no podía liberarse. La cara de María comenzaba a volverse morada por la falta de oxígeno.
—Laura... por favor...por favor— Decía María con la voz entrecortada por la falta de oxígeno.
—Mientras me violabas nunca tenías piedad, me acuerdo de cada vez que lo hacías, de cada una de todas las veces que lo has hecho, de todas y cada una de ellas, yo te suplicaba...pero te daba igual...tu propia hermana te daba igual— Decía Laura mientras continuaba apretando la garganta de María cada vez con más fuerza.
María arqueó la espalda intentando que Laura la soltase, pero no funcionó, poco a poco María fue perdiendo fuerza mientras se ahogaba, hasta que se dejó de mover. Laura soltó a su hermana, sentía un gran cansancio, su ira se había disipado y cuando vio a María con los ojos cerrados tirada en la cama se arrepintió de todo lo que acababa de hacer.
—María...María— Dijo Laura intentando despertarla.
Pero María no despertaba, un sudor frío le recorrió la frente a Laura... No podía ser, no podía haberlo hecho.
—¡¡María!! ¡Ohh dios mio! ¡¡Nononono!!— Gritaba Laura mientras agarraba a María y zarandeaba su cuerpo inerte intentado despertar a su hermana.
María abrió sus ojos aturdida sin saber que pasaba a su alrededor. Laura soltó un suspiro de alivio y comenzó a llorar de alegría mientras agarraba la cabeza de María y le besaba la frente y la abrazaba como nunca lo había hecho.
Ambas hermanas estuvieron abrazadas toda la noche.
—María...prometeme que no nos volveremos a hacer daño nunca más, prometemelo— Dijo Laura mientras cogía de la mano a su hermana.
—Te lo prometo Laura, te lo prometo, además yo por hoy ya he tenido suficiente — Dijo María mientras se tocaba dolorida el cuello y ambas reían de nuevo.
—Laura, ¿crees que nos podremos librar de Don Alberto algún día?— Preguntó María mientras se acurrucaba en el pecho de su hermana.
—No lo se María, no lo se— Contestó Laura con tristeza tras unos instantes de dudas.

A la mañana siguiente Leo estuvo entrenandolas para sus próximos combates.
—Bueno chicas, os veo, felices— Dijo Leo mientras veía como María y Laura se reían constantemente.
—Hemos arreglado un asunto que teníamos entre nosotras, cariño, es una lástima lo de Samsung pero se que tu no tienes la culpa, debí de haber sido mas cauta— Dijo María mientras le pasaba la mano por el pelo a Leo.
—No pasa nada, amor, no pienses más en ello, Don Alberto es un hombre de recursos, a saber como se enteró— Mintió Leo a la ved que se acercaba a María y le daba un beso y la cogía por la cintura con cariño.
—Bueno... ejemm...¿Continuamos con el entrenamiento chicos?— Dijo Laura incómoda ya que Leo y María no solían ponerse tan cariñosos en los entrenamientos y delante de ella.
Leo soltó a María repentinamente como acordándose de donde estaba.
—Tienes razón Laura, María te quiero ver haciendo 100 flexiones ahora mismo, Isabel jugó contigo como si fueses una niña de guardería— Dijo Leo mientras recuperaba su gesto serio de entrenador.
—A sus ordenes capitán— Dijo María mientras se ponía la mano en la cabeza y hacía un saludo militar.
Los tres rieron la tontería y continuaron entrenando.
Ambas luchadoras continuaron compitiendo y mejorando hasta que llegó septiembre, María y Laura no tuvieron combates especialmente difíciles y consiguieron mantener su cuarta y octava posición respectivamente. El primer sábado de septiembre María y Laura tenían ambas un combate por parejas muy importante. Laura se enfrentaría contra Mayte para arrebatarle la séptima posición de la liga y María se enfrentaría contra Lana para defender su cuarta posición. Ambas hermanas García lucharían contra dos veteranas mucho más experimentadas que ellas y que ya habían ganado 3 ligas nacionales entre las dos.

Laura
Edad: 19
Altura: 168cm
Posición en la liga: octava
Imagen:

Mayte
Edad: 32
Altura: 166 cm
Ligas nacionales ganadas: 1
Posición en la liga: séptima
Imagen:

Lana
Edad: 33
Altura: 175 cm
Ligas nacionales ganadas: 2
Posición en la liga: Quinta
Imagen:

María
Edad: 21
Altura: 169 cm
Posición en la liga: Cuarta.
Laura y Maria se preparaban en su camerino, María aprovechaba para pintarse las uñas de color rojo mientras Laura se daba algunos retoques en su maquillaje y se miraba al espejo.
—Laura, no te hace falta tanto maquillaje, ya eres lo suficientemente hermosa como para volverlos locos— Dijo María con tranquilidad mientras le daba con el peine un poco al cabello negro de su hermana. María y Laura eran muy parecidas físicamente, de no ser porque María era algo más robusta y más tetona y Laura algo más delgada la gente apenas las podría distinguir. Pelo negro como el azabache y ojos verdes como la hierba María y Laura salieron al pasillo que llevaba al ring listas para luchar. Cuando estaban esperando en el pasillo a que acabase el combate anterior y retirasen a la luchadora derrotada, una cámara les enfocó.
María le lanzó un beso a la cámara y el público rugió en el exterior emocionado por el combate que se les avecinaba.
María iba vestida con su segunda equipación, una minifalda azul y una camiseta blanca que se transparentaba ligeramente y en la cual se le marcaban sus pezones. Laura iba vestida con un short vaquero que le quedaba muy apretado y una camisa roja anudada por encima del ombligo.

Continuará...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
basileus

avatar

Posts : 367
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: Re: María.12. Laura   Miér Mayo 24, 2017 8:14 am

Se agradecen comentarios, críticas, dudas, sugerencias etc.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
murasame

avatar

Posts : 449
Join date : 24/08/2015

MensajeTema: Re: María.12. Laura   Miér Mayo 24, 2017 10:23 pm

Te dire la verdad ....
Excelente relato me gusto mucho y estoy impaciente por ver como corre la lucha
Que bueno que maria y laura se vuelvan a amar ... Pero ya no puedo confiar en leo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sugoishadow



Posts : 261
Join date : 13/08/2015

MensajeTema: Re: María.12. Laura   Miér Mayo 24, 2017 11:41 pm

Buen trabajo, y las hermanas arreglen sus problemas,ahora a ver como les va.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hentaipro



Posts : 34
Join date : 18/03/2017

MensajeTema: Re: María.12. Laura   Vie Mayo 26, 2017 9:49 am

Lindo relato ... Me ha gustado
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
basileus

avatar

Posts : 367
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: Re: María.12. Laura   Vie Mayo 26, 2017 10:53 am

Gracias por vuestros comentarios chicos, me animan a seguir escribiendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mondo



Posts : 144
Join date : 20/09/2016

MensajeTema: Re: María.12. Laura   Sáb Mayo 27, 2017 7:29 am

Yo si tuviese que apostar para este próximo combate apostaría por María y Laura, Lana y Mayte puede que hayan ganado muchas cosas, pero ya están mayores, es ley de vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: María.12. Laura   

Volver arriba Ir abajo
 
María.12. Laura
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Laura María Larrea Puerto
» COPLA QUE CANTARÁ EL SÁBADO MARÍA ESPINOSA
» PRIMER ALBUM DE LAURA GALLEGO
» Laura María Larrea
» ¿TAMBIÉN LAURA GALLEGO?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Lucha Femenina :: Foro de Lucha Femenina :: Relatos-
Cambiar a: