Foro de Lucha Femenina

Todo sobre la Lucha femenina
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 María 10. El retorno

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
basileus

avatar

Posts : 367
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: María 10. El retorno   Lun Mayo 08, 2017 3:15 pm

—María... me gustaría pedirte perdón, durante estas semanas he recapacitado y me he dado cuenta de que tenías razón, no debería de haberte desafiado y si fuiste dura conmigo, ahora comprendo que fue por mi bien, ¿Me perdonarás hermana?— Dijo Laura con una sonrisa tímida mientras miraba a María.


María miró con cariño a su hermana y le acarició en la mejilla, María se acercó y poso sus labios sobre los de Laura dándole un fuerte beso agarrándola con firmeza.
—Estas perdonada Laura, me alegro de que te hayas dado cuenta, todo lo que hize fue por nuestro bien, a partir de ahora no podemos tener escrúpulos, si queremos llegar a ganar la liga nacional algún día— Contestó María con una sonrisa.
Desde que María había sido apartada de los combates debido a su enfermedad por decisión de Don Alberto, Laura y ella habían tenido más tiempo para pasarlo juntas y habían vuelto a hacer las paces. A ambas les dolía estar enfadadas la una con la otra y Laura se había acabado disculpando.
María debido a sus meses de inactividad para recuperarse de su enfermedad había descendido hasta el décimo puesto, ahora en agosto debía intentar recuperar las posiciones que había cedido durante el verano.
Ese mismo sábado 26 de agosto María volvía al ring, Laura mientras había estado sola se había defendido bien pero había retrocedido una posición, ahora mismo Laura estaba en la octava posición, pero poco a poco había ido mejorando y consolidándose como una de las luchadoras más hábiles de la liga. María debía recuperar el prestigio que había ganado durante la primavera y además recuperar la confianza de Don Alberto que estaba algo molesto por el parón que había tenido que hacer su luchadora estrella.

Don Alberto había introducido nuevos elementos en el vestuario de María y Laura para hacer su inversión más rentable, había añadido publicidad a la ropa de sus luchadoras, algo que ya muchas otras luchadoras ya habían empezado a hacer.
La equipación oficial de María era un top ajustado de un color rojo oscuro que remarcaba sus hermosas tetas marcándose los pezones y su canalillo y un ajustadisimo short negro, María llevaba su nombre bordado en su ropa y publicidad de distintas compañías. María también llevaba una equipación secundaria que constaba de una minifalda blanca y una camiseta azul.
María estaba nerviosa, iba a volver a los rings y no sabía como reaccionaría su cuerpo, además Isabel la había retado a un combate, al parecer la veterana  luchadora estaba molesta por que María le había robado su posición hacía unos meses y no parecía haberlo olvidado, sobretodo estaba enfadada por la manera en la que María le había quitado su posición aprovechando que estaba lesionada.

María entrenó durante esa semana muy concentrada en su combate, sin ninguna distracción, su relación con Leo había vuelto a mejorar desde que Laura se había disculpado y habían hecho las paces.
—Ahora ya no tengo que castigarla, ya es una niña buena— Pensó María algo divertida mientras veía lo dócil que era ahora Laura y como nunca se atrevía a discutir lo que ella decía.
Desde hacía ya un mes que María no vomitaba, y además ya se sentía tan fuerte como antes. María había aprovechado el verano para investigar nuevas maneras de entrenamiento, solía ir en bici para fortalecer sus piernas, pues hasta entonces se había centrado en hacer sus brazos mas fuertes pero no había pensado mucho en sus piernas. Finalmente el sábado llegó y por la noche María acudió al polideportivo donde se celebraría el evento aquella noche, nadie había retado a Laura pues en sus últimos combates se había mostrado muy sólida para defender su octava posición, pero el combate que iba a tener María no iba a ser nada fácil.
—Tuve que dejar que ese viejo me follara para nada... para estar segunda durante una semana... y ahora esa puta me quiere matar claro... voy a enseñarle a Isabel que se ha metido con la mujer equivocada... ya lo creo que lo voy a hacer— Decía María furiosa mientras Laura le arreglaba el pelo y María se ponía el pintalabios mirándose al espejo de su camerino. Aquel día iba a llevar su equipación principal, sus ajustados short negro y top rojo oscuro.
—Tranquila María, cuando ganes este combate subirás a la cuarta posición, ya estarás mucho mas cerca de la primera posición y podrás ganar la liga nacional— Dijo Laura mientras acariciaba el bonito cabello negro de su hermana.
—No lo se Laura... es una rival dura, no estoy segura— María se calló repentinamente, nunca solía compartir sus dudas con nadie, ella era fuerte, no podía ir lloriqueando para que Laura la consolase.
—María, Isabel es una vieja, no creo que vayas a tener muchos problemas para derrotarla— Mintió Laura intentando tranquilizar a su hermana.
—Cuando quiera tu ópinión te la pediré... ¿Entendido? Ahora vete de aquí y dejame concentrarme—Dijo María mientras le daba una bofetada a Laura para que se callase y se marchase, Laura agachó la cabeza y salió del vestuario.
—No puedo dejar que note debilidad en mi, si no seguro que vuelve a traicionarme — Pensó María mientras se miraba fijamente en el espejo.
La puerta volvió a abrirse, María se giró enfadada dispuesta a gritar a Laura para que se fuera pero cuando giró su silla no vio a su hermana por ninguna parte, tan solo vio a un chico joven, quizás de su edad, no muy agraciado, pero con un pase VIP que entró en el camerino.
—No se quien coño eres, pero vete fuera, no voy a hacer declaraciones— Dijo María visiblemente molesta.
—No soy ningún periodista, y estoy seguro que lo que tengo que decir te interesará— Dijo el chico mientras se sentaba al lado suyo en otra de las sillas y ponía un fajo de billetes al lado suyo.
María se quedó mirando hipnotizada al dinero.
—He chupado pollas por menos que eso—Pensó María mientras miraba al chico fijamente.
—Si te crees que soy una puta te equívocas, ves al vestuario de Isabel si quieres una mamada por esa miseria... aunque si pagases algo más...—Estaba diciendo María justo cuando el chico desconocido la interrumpió.
—No quiero nada de eso, tan solo algo de tu tiempo, son 10 de los grandes y serían tuyos si luchases  por nosotros a partir de la próxima temporada, estoy seguro de que Don Alberto no te paga bien y trabajando con nosotros tendrías acceso a los mejores entrenadores y las mejores instalaciones, además de la ayuda mutua de luchadoras como Aurora o Yasmin— Dijo el chico que ya no le parecía tan estúpido a María.
—¿Y mi hermana? ¿Como pensáis contratarnos?, dudo que Don Alberto lo permita— Dijo María extrañada por la oferta.
—En Samsung tenemos muuucho dinero, estoy seguro de que podremos llegar a un acuerdo con Don Alberto, que bueno... es rico pero no puede competir contra una multinacional como Samsung, ademas serían 10.000 pesetas por mes con independencia de los combates que luches tanto para ti como para tu hermana— Dijo el chico mientras sonreía a María y retiraba el dinero.
—Piensatelo y se una chica lista, tu carrera con nosotros tu carrera crecería exponencialmente — Dijo el chico del que no sabía ni su nombre y se marchó cerrando la puerta, pero dejando un numero en la mesa, María rápidamente y con miedo a que Don Alberto pudiera verlo lo cogió y se lo guardó en su bolsa.
María apenas pudo pensar cuando escuchó su nombre siendo gritado por los fans, llegaba tarde. María se apresuró y salió al polideportivo, las cámaras de televisión la apuntaron rápidamente, Isabel ya estaba en el ring, la muy puta iba con un bikini azul con la publicidad de Google y ya había calentado al público, pero no podía competir con la juventud de María que se ganó al publico de inmediato exhibiendo su culo mientras lo movía sugerentemente.
—Voy a jubilar a esta puta— Pensó María mientras subía al ring y se encaraba con Isabel.
Isabel:
Edad: 31
Altura: 164 cm
Posición en la liga: Cuarta
Imagen:
María
Edad: 21
Altura:169 cm
Posición en la liga: Décima
María con rapidez observó a su oponente, medía algunos centímetros más que ella, tampoco le parecía gran cosa, el pelo de Isabel era más claro que el suyo que era completamente negro, pero no pudo seguir evaluándola cuando Isabel le dio un fuerte empujón.

—Se lo que hiciste para conseguir robarme la posición, te follaste al viejo... he luchado contra luchadoras despreciables... pero no contra ninguna puta como tú — Dijo Isabel mirando con asco a María.
María sonrió y se acercó lentamente a Isabel y le habló al oído.
—Dejaría que me follase el estadio entero si con eso ganase la liga nacional, por eso tu nunca la vas a ganar y yo... voy a hacer historia — Dijo María mientras miraba con odio a Isabel.
Isabel perdió los nervios... esa novata se atrevía a desafiarla, iba a demostrarle quien mandaba aquí.
Ambas luchadoras fueron a sus esquinas, el público estaba en un silencio expectante hasta que el arbitro hizo sonar la campana y el combate comenzó.
María se acercó lentamente a su rival examinándola, sabía que la luchadora que tenía enfrente era veterana, ágil y con un gran dominio de la técnica, no debía de entrar en una lucha de gatas con ella y mantenerla a distancia con sus potentes puñetazos.
María se quedó a la defensiva esperando en movimiento de Isabel, pero esta tampoco se movía, ninguna de las dos quería comenzar la lucha y empezaron a dar vueltas en círculos intentando buscar puntos débiles en la defensa de su rival.
El público comenzó a abuchearlas ellos querían un combate para eso habían pagado, pero los gritos del público no afectaron a María absolutamente nada, a ella el público no le importaba una mierda. Pero Isabel vio peligrar su reputación y lanzó una potente patada al costado de María, María encajó el golpe y contraatacó con un potente directo en la cara de Isabel, que se hecho atrás ligeramente conmocionada por el golpe.
—¿Que pasa vieja?¿Ya no puedes con una inocente niñita como yo?— Dijo María buscando provocar a Isabel.
Isabel enfurecida se lanzó a por María buscando placarla en la lona, María lanzó otro potente puñetazo en el pecho de Isabel pero no pudo evitar el placaje de la veterana luchadora.
Ambas mujeres cayeron a la lona y comenzaron a rodar una sobre la otra buscando hacerse daño, Isabel aprovechaba sus afiladas uñas para arañar a María y hacerla sangrar, finalmente María acabó colocándose en la posición superior aprovechando su superior fuerza física para inmovilizar a su rival.
—Voy a disfrutar destrozandote— Dijo María con una sonrisa malévola y mientras le robaba un beso a su rival y la lamía excitando al público y buscando humillar a Isabel, pero en ese momento María se descuidó e Isabel aprovechó para lanzar su contraataque liberando una de sus manos y clavándole sus afiladas uñas en el top a María.
—Zorra, mi top proteje mis tetas con eso no vas a conseguir... ohh....¡¡¡Aaagggagaaaaah!!!— Acabó gritando María, al sentir como las uñas de Isabel atravesaban el top rojo y la sensible piel de los pechos de María.
Isabel con un hábil movimiento de piernas dio la vuelta a la situación y se colocó encima de María quien estaba inmovilizada por el dolor.
—Ahora la puta va a recibir su merecido— Dijo Isabel mirando a María con rencor mientras desgarraba el top rojo y las tetas de María con sus uñas afiladas, las puntas de los dedos de Isabel acabaron completamente rojas por la sangre de María y el top estaba prácticamente destrozado por los arañazos de Isabel.
Isabel aprovechó para sujetar a María e introducirle sus dedos en la boca para que la puta probase de su propia sangre.
—Ohhh, mmmm,nooo, maldita — Dijo María al saborear su sangre.
Isabel aprovechó el momento y le quitó el destrozado top a María dejando al aire las grandes tetas de su rival. Isabel se levantó y agarró del pelo a María arrastrándola por el ring como a una vulgar perra para que el público pudiese verla mejor. Entonces la dejó en el esquinero y comenzó a machacarla a patadas, una tras otra impactaban en los pechos de María mientras esta tenía los brazos en la tercera cuerda intentando sujetarse para no caer a la lona humillada.
Tras 10 patadas Isabel se acercó a María arrogante y decidió susurrarle al oído.
—Hoy comienza tu infierno zorra— Siseo Isabel vengativa.
—No deberías haberte quedado con mi puesto— Continuó Isabel, pero justo en ese momento las piernas de María se cerraron sobre la cintura de Isabel y María se lanzó agarrándola en un abrazo mortal, un enorme bearhug.
—Maldita vieja, ¿crees que se me puede derrotar tan fácilmente?— Contestó María apretando todo lo que podía con sus brazos y piernas intentando destrozar a su enemiga.
Isabel se tambaleó apunto de caer a la lona con María encima pero se mantuvo en pie como pudo gracias a su veteranía aguantó el tremendo dolor que le estaba causando María y para librarse de ella embistió contra el esquineros arrancando un potente gemido de dolor de María. Pero María no se rendía y seguía pegada como una garrapata a Isabel, las piernas de Isabel comenzaban a temblar pero siguió embistiendo una y otra vez contra el esquinero.
—No puedo soltarla, si lo hago estaré perdida— Pensó María mientras un escalofrío le recorría la espalda, pensando en lo que esa bruja podría hacerle si perdía.
A la cuarta embestida María cayó semiinconsciente en el esquinero de nuevo a la vez que Isabel se sentaba en la lona para recuperarse.
Isabel fue a gatas hasta María, ese bearhug la había dejado agotada pero ahora tenía a María prácticamente destrozada por todos los golpes que había recibido. Isabel colocó sus manos en el  ajustado short negro de María y se lo arrancó de un tirón dejándola completamente desnuda e indefensa.
—Te voy a enseñar una lección que nunca olvidarás niña— Dijo Isabel mientras le metía una patada en el indefenso coño a su destrozada y joven rival.
El árbitro estaba a punto de comenzar la cuenta pero repentinamente Isabel sintió una gran envidia hacia María al contemplar su perfecto y joven cuerpo.
—Todavía no árbitro, quiero enseñar al público quien es realmente esta perra— Dijo Isabel mientras cogía a María inconsciente en brazos como si fuese un saco y la dejaba desnuda e indefensa bocaabajo en el esquinero.



María sentía que todo daba vueltas, y como su coño parecía a punto de explotar de dolor, de repente vió a Isabel enfrente suyo al revés mientras la dejaba con las piernas abiertas. María indefensa y destrozada intentó pedir piedad.
—Lo siento Isabel... deja que me vaya, no te volveré a molestar— Mintió María exhausta mientras notaba como toda la sangre le iba a la cabeza.
Isabel no hizo caso a María y bajó del cuadrilátero mientras el público la ovacionaba, Isabel estaba demostrando su superioridad frente a esa novata y miró debajo del ring lo que buscaba, definitivamente cogió un vibrador y subió de nuevo al cuadrilátero mirando a María con rabia. El árbitro rápidamente negó el uso de ese aparato pero cuando Isabel lo levantó para que el público lo viera este gritó encantado.
Isabel colocó su mano encima del coño de María apretándolo con saña arrancando un gemido de esa puta.
—¿Quien quiere que haga a esta zorra gritar?— Preguntó Isabel.
Todo el público gritó para aprobar la acción de Isabel y el árbitro se retiró negando con la cabeza.
Isabel introdujo de golpe el vibrador a la máxima potencia en la vagina de María sin ningún tipo de piedad.
—Ohh, no...¡¡nooo!! ¡¡Por favor!! ¡Para!— Gritaba María humillada mientras comenzaba a llorar silenciosamente.
—Quiero unas disculpas, no tus asquerosas súplicas de puta— Dijo Isabel metiéndole el pie por la boca a María para que se callase.
María tragó el desnudo pie de Isabel mientras lo saboreaba humillada y comenzaba a sentir espasmos de placer mientras lloraba desconsolada. Había fallado a Don Alberto, le había fallado a Laura, le había fallado a Leo, su amor, cerró los ojos durante un momento y pudo volver a sentir que estaba entre sus brazos que estaba allí protegiéndola pero cuando los volvió a abrir volvió a la dolorosa realidad... se había fallado a ella misma y todavía le iba a quedar una gran ronda de castigo por delante. Finalmente Isabel quitó el pie de la boca de María y María acabó gritando por última vez quedando inconsciente mientras sentía su pelo caer en la lona.


Última edición por basileus el Mar Mayo 09, 2017 2:44 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
basileus

avatar

Posts : 367
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: Re: María 10. El retorno   Lun Mayo 08, 2017 3:17 pm

Se agradece cualquier comentario,crítica o duda que tengaís, espero que os haya gustado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mondo



Posts : 144
Join date : 20/09/2016

MensajeTema: Re: María 10. El retorno   Mar Mayo 09, 2017 2:46 am

Me ha gustado el relato, sobre todo el final.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: María 10. El retorno   

Volver arriba Ir abajo
 
María 10. El retorno
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» COPLA QUE CANTARÁ EL SÁBADO MARÍA ESPINOSA
» María Espinosa - que debes hacer con el regalito
» Venta o intercambio de cds.
» Nuestro amor en el arcoiris (Jose María Hinojosa)
» María Espinosa consigue su segundo 30 en esta edición

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Lucha Femenina :: Foro de Lucha Femenina :: Relatos-
Cambiar a: