Foro de Lucha Femenina

Todo sobre la Lucha femenina
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Nayeli contra Yoali

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
SoulFight



Posts : 6
Join date : 16/08/2015

MensajeTema: Nayeli contra Yoali   Mar Dic 13, 2016 12:26 pm

Nayeli contra Yoali

Mi época de secundaria fue una de las más extrañas de toda mi vida. Sobre todo por la insistente propuesta de mi mamá para que me cambiara a esa terrible escuela de mala muerta en Santa María. Tenía entendido que ese era uno de los lugares donde más guerras entre estudiantes se llevaban y donde se hacían comunes las peleas entre los mismos por razones por demás estúpidas y aisladas. No era que tuviera miedo ni nada, era solo que no entendía porque mi mamá trataba de hacer que yo entrara ahí a mi último año de secundaria. Después de hablar con mucha gente, y de conseguir favores de las autoridades educativas de mi estado, consiguió introducirme como un supositorio en esa horrible escuela. Por mi altura y robustez en general nadie se metía conmigo.
Era muy normal ver peleas entre chicos. Muchas de ellas no eran más que empujones y caballazos normales terminando en simples palabras que no llevaban a ningún lado. Yo estaba presnte en muchas de ellas únicamente por curiosidad. Solo me faltaba un año de secundaria asi que no creí necesario hacer amigos en esa escuela. Más los otros chicos no pensaban lo mismo. Poco a poco, se acercaron a mí un pequeño grupo de tres alumnos. Diego, un chico de piel morena y bajito que jugaba soccer en el patio del colegio. Miranda, una chica pelirroja de tez blanca que tenía unas tiernas pecas en toda su fina cara y Nayeli, una linda chica de cabello oscuro y tez morena. Nayeli me llamó especialmente la atención. Ella era muy inteligente, era de las que sacaba las mejores notas en la escuela y tenía muchos planes para el futuro. Usaba unos tiernos lentes pues su visión estaba deteriorada, pero eso hacía que sus ojos marrones se vieran más hermosos. No tardé mucho tiempo en caer víctima de sus encantos.
Habían pasado ya unos meses, y comenzamos a salir en solitario ella y yo. Era muy lindo porque ella parecía tener ciertas atenciones románticas conmigo también. Yo nunca fui el más guapo, y me sorprendía que alguien como ella pudiera fijarse en mí. En un punto, di el primer paso y la besé para que se convirtiera en mi novia. Sin oponerse nada, ella aceptó rápidamente mis sentimientos devolviéndome el beso. Fue muy hermoso, incluso pensé en que era el beso más cálido que había sentido hasta entonces. Debo admitir que encendió por completo todo mi cuerpo y me hizo estremecer su forma de besar y morder.
Había otro pequeño grupo en el salón. En este estaban 4 personas. Esteban, Fernando, Enrique y Yoali. No me molesto en describirlos a ellos pues son irrelevantes, Yoali era una chica no muy bonita, pero con un lindo cuerpo. Sus piernas estaban torneadas porque jugaba futbol y sus senos se veían imponentes. Era dos o tres años mayor que nosotros según me contaron, pero estaba recursando el tercer año por tercera vez. Los chicos con los que andaba la admiraban, no solo por su lindo cuerpo, sino por lo zorra que podía llegar a ser con ellos. Tocándolos en público, besándolos y a veces humillándolos como su fueran unos perritos falderos. Jamás me cayeron bien. Los cabellos chinos de Yoali siempre me parecieron poco atractivos y sus ojos vacíos de emociones me provocaban querer irme de donde estaba ella. No tardó mucho en que la noticia de que era novio de Nayeli llegó a los oídos de la Zorra de Yoali. No estoy muy seguro de que sucedió en su mente. Yo jamas había hablado con ella, ni mucho menos habría considerado estar con ella en una relación o incluso para ser amigo con derechos de ella, pero ella comenzó a tratarme de una manera poco ortodoxa.
Me hablaba, me pidió mi número. Se acercaba mucho a mí y trataba de entablar cierta relación con su mirada pícara de puta dirigida a mí. Yo nunca quise hacerle caso, pues estaba feliz estando con Nayeli, pero al poco tiempo de no ver ningún resultado tratando de conquistarme, trato de separarme de Nayeli. Enviándome mensajes extraños, fotos eróticas mostrando sus enormes pechos de casi adulta y siendo sucia conmigo todo el tiempo. No puedo decir que no me sentía halagado, pero el hecho de tener a mi pareja hacía que cualquier indicio de la zorra lo pasara por alto sin darle importancia. Eso fue algo que Nayeli apreció mucho de mi parte, guardando su enojo para no decirle nada ni hacer problemas con Yoali. No fue hasta que esa perra se puso demasiado intensa que hizo que Nayeli se saliera de sus casillas
Una vez, iba caminando por el parque con Nayeli después de clases. Teníamos un helado en la mano cada quien y nos dirigíamos al estanque de los patos de la alameda central de nuestra ciudad cuando vimos a Yoali acercarse a nosotros. Yo evadí su mirada, íbamos a pasar junto a ella pero creí que si la ignoraba no pasaría nada. Ella llevaba puesto su uniforme de la escuela modificado. Había hecho la falda más corta y solo llevaba su camisa. Nayeli iba con el uniforme normal. Con la falda larga hasta las rodillas y con el suéter encima de la camisa blanca. Ambos pasamos como si no nos diéramos cuenta de ella, cuando Yoali tomó el helado de Nayeli y lo embarró en su cara.
-Ups, perdóname chiquita, no te vi – Dijo Yoali en tono burlón
-¿Qué te pasa pendeja? – Gritó Nayeli – ¡No te he hecho nada cerda!
-¿A quién le dices cerda maldita negra? – Yoali se puso de frente a Nayeli, era más alta y su porte la hacía imponente
-¡Ya déjame en paz y a mi novio! Tú ya tienes a varios pinche zorra – Dijo con desdén Nayeli mientras se limpiaba la cara con un pañuelo que yo le proporcioné.
-Él necesita una mujer, una verdadera que le haga sentir como el fornido hombre que es. No necesita a una niña matadita y putita que ni una chaqueta debe saber hacer.

Nayeli no supo que decir en ese momento, Yoali paso de ella empujándola de un hombro haciéndola a un lado por lo alta que era. Después de eso, Nayeli ya no era la misma, se sentía insegura todo el tiempo conmigo y se la pasaba preguntándome si era suficiente mujer para mí, yo traté de disuadirla de esa idea pero parecía que las palabras de Yoali le habían hecho pensar que era poca cosa, algo que para mí era ridículo. Ella era bella e inteligente, y Yoali era una perra insensible y además estaba loca por lo que estaba haciendo. Nunca podría haber pedido a una novia más linda que Nayeli, aunque su autoestima hubiera sido destruida con tanta facilidad. El primer día que temí fue cuando ella me llamó al móvil diciéndome “tenemos que hablar”

Me citó en su casa una semana después sin habernos visto en toda esa semana, Yo sentía que terminaría conmigo pero no lo iba a permitir. Ella era demasiado hermosa para dejarla ir asi de fácil asi que llevaba flores y unos chocolates para hacerla sentir mejor. Pretendía que pasaramos el día juntos en su casa, viendo películas en su sala y comiéndonos juntos los chocolates. Cuando llegué a su casa ella me abrió la puerta indiferentemente. Pero reaccionó al ver los chocolates y las flores. Se emocionó y me abrazó con una fuerza que no le conocía, me estrujó bastante. Me pidió que pasara y me sentó en su sala. Era un poco extraña la situación porque ella había puesto algunas colchonetas en el piso, justo frente a los sillones. Se sentó a mi lado y comenzó a hablar.
-No me he sentido muy bien estos días amor – Dijo – estuve pensando demasiado en lo que Yoali dijo, y creo que no soy suficiente mujer para ti
-No digas eso – Le contesté rápidamente – Ella es una perra celosa, jamás me separará de ti. Es a ti a quien amo. A ella jamás.
-No es por ti amor – Dijo Nayeli – Es por ella, creo que es mejor mujer que yo, y debo demostrarme a mí misma que no es así. De hecho te pedí que vinieras porque necesito tu apoyo, hoy ella vendrá. Voy a pelear con ella y a demostrarme a mí misma que soy capaz y muy fuerte. Necesito de tu apoyo mi amor.
Me quedé pasmado. Ella quería pelear contra Yoali para demostrarse que era suficientemente fuerte. Pero yo estaba preocupado por ella. Era más chica tanto de edad como de cuerpo. Estaba en una clara desventaja contra esa tipa y yo no podía hacer nada para disuadirla. Estaba decidida y decía que Yoali llegaría pronto. No sabía si quería ver algo así aunque la idea no me desagradaba del todo. Tenía mucha curiosidad de saber que pasaría ese día. No pasó mucho tiempo antes de que el timbre de la casa sonara dos veces seguidas. Nayeli se levantó a abrir y yo la acompañé tomándola de la mano. No fue sorpresa encontrar a Yoali del otro lado de la puerta, vistiendo una minifalda a tablas negra y una chamarra de cuero que cubría una blusa semitransparente.
-¿Estás lista putita? – Dijo Yoali con desdén
-Llegas tarde zorra operada – respondió Nayeli – Todo está listo, ve a cambiarte.
-No necesito cambiarme – Dijo Yoali mientras entraba y dejaba ver sus botas que le llegaban arriba de las rodillas – Así pelearé yo
-Entonces solo me queda prepárame a mí – Dijo Nayeli cerrando la puera y yendo a las colchonetas. Comenzó a quitarse el atuendo deportivo que llevaba poco a poco dejando entrever que llevaba un traje de baño de una sola pieza debajo de su ropa. Se quedó únicamente en ese leotardo poniéndose frente a mí, dándome un beso y luego empujándome al sillón.
-Deséame suerte mi amor – Sentí algo raro en mi entrepierna verla de una manera tan sexy y segura de sí misma – y hagas lo que hagas, no interfieras. Esto es solo entre ella y yo ¿OK?
-De acuerdo – dije sin mucho ánimo pues no me convencía la idea de todas maneras.
Yoali se quitó sus botas quedando solo descalza con su minifalda y la blusa semitransparente. Se pusieron de frente una de la otra viéndose a los ojos. Yoali miraba hacia abajo y Nayeli tenía que subir un poco su mirada para competir con la de ella. No tardaron mucho en comenzar. Nayeli golpeó con fuerza los abdominales de Yoali haciéndola doblarse hacia el frente. El lacio cabello de Nayeli se agitaba mientras tomaba a Yoali de su cabeza haciéndole un candado tratando de tirarla. Yoali no reaccionaba rápido, solo parecía que forcejeaba por salir del apretón de Nayeli. Esta misma no la soltaba por nada, la blusa de Yoali se transparentaba dejando ver sus pechos pegados a la tela y sus largas piernas luchando por quedarse en pie. Finalmente, después de un momento, Yoali cayó sobre sus rodillas haciendo que Nayeli la apretara más, un alarido salió de su boca. Estaba realmente sufriendo la llave. Las piernas de Nayeli se veían delgadas a comparación de las de Yoali, yo veía muy segura a Nayeli pero algo no andaba bien. No esperaba que Yoali pudiera ser tan débil para caer con un simple candado. Parecía más violenta y estaba siendo vencida rápidamente por una niña 2 o 3 años más pequeña.
-¿Terminaste mocosa? – Dijo Yoali, dejando helada a Nayeli – Entonces me toca
Yoali golpeó a Nayeli justo en la rodilla haciendo que rompiera la llave y cayera sobre las colchonetas de rodillas y manos. Nayeli se resintió del golpe pues se sentó y sus manos apretaban con fuerza su rodilla. Podía ver su carita de sufrimiento. Me volteó a ver rápidamente diciéndome “no te preocupes” únicamente con su mirada. Sin decir más, Yoali se levantó, se sobó un poco el cuello y pateó a Nayeli en sus pequeños pechos. Ella se fue hacia atrás, tocándolos en señal de dolor. Yo no podía creer lo que veía, Nayeli estaba siendo dominada con dos simples golpes. No sabía lo que le esperaba después.
-Eres mia putita – Dijo Yoali, dominante – haré lo que quiera contigo.
Tomó a Nayeli de la cabellera y la arrastro al borde de las colchonetas justo frente a un sillón y la sentó en el suelo. Ella se sentó en el sillón y rodeó con sus poderosas piernas el cuello de la pobre Nayeli. Nayeli trato de quitárselas pero era inútil. Yoali me dio una mirada pícara y comenzó a estrujar la cabeza de mi Nayeli. Ella gritaba y golpeaba sus piernas pero estas parecían irrompibles. No cedían ni un poco de presión. Yoali disfrutaba el momento mientras Nayeli sufría a su merced. No sabía en lo que se había metido al retarla a una pelea. La cara de Nayeli estaba roja y parecía tener problemas para respirar. Fue entonces que Yoali la soltó. Nayeli se quejaba de su cuello y se sobaba con fuerza. Una lágrima había salido de su ojo derecho pero la limpio rápidamente para no parecer débil. Volvió a levantarse dispuesta a pelear de nuevo.
-Creí que eso sería suficiente para ti perra – Dijo Yoali - ¿Quieres más?
-Esto no ha terminado – Contestó Nayeli – vas a pagar perra
Yoali fue directamente con Nayeli, esta última trato de golpearla varias veces pero bastó con que Yoali pusiera sus manos enfrente para cubrir sus golpes fácilmente. Nayeli empezaba a desesperarse por no poder hacer nada. Golpeaba más fuerte y con más desesperación hasta que Yoali puso un rodillazo poderoso en el abdomen de la pequeña Nayeli. Luego la tomó del cabello y azotó su cara contra la colchoneta. Yoali lo estaba disfrutando, Nayeli parecía cada vez mas débil Era arrojada de un lado al otro tomada por los cabellos por Yoali. Estaba impotente. Era una muñequita de trapo que jamasa había peleado contra una amazona violenta que no le daba oportunidad.
-Te haré que sepas que todo tiene consecuencias – Dijo Yoali – tu novio te verá derrotada y destruida rogándome porque no te mate.
Acto seguido, tomó a Nayeli del cabello, la jalo hacia arriba rápidamente lo que provoco un chillido agudo por su parte. Luego la tomó de la cintura en un abrazo, la levantó sin ningún problema y comenzó a apretarla. El aliento de Nayeli se liberó de un solo golpe. Se doblaba hacia atrás tratando de romper la llave pero era inútil. Sus pequeñas nalguitas me quedaban casi en la cara por como la tenía agarrada Yoali. Ella gemía en agonía mientras su cintura y sus costillas eran aplastadas contra los enormes pechos de Yoali. Yo comencé a sentirme excitado, verla en esa posición significaba un nivel de erotismo enorme para mí. Las dos con un cuerpo bello cada una a su manera rozándolo y torciéndolo. No lo puedo explicar, sólo me sentí así en ese momento. Era algo complicado porque al mismo tiempo me sentía horriblemente preocupado por Nayeli quien ya parecía estar acabada. Fue entonces que Yoali la soltó de nuevo.
-Es hora de acabarte niña – Dijo, poniéndose detrás de Nayeli, sentada. Enredó sus poderosas piernas en el delgado cuerpo de Nayeli. Tomó sus brazos en una Nelson completa y comenzó a apretar la llave con mucha fuerza. Nayeli estaba gritando desconsoladamente mientras su verdugo la torturaba con placer en su cara. El musculo de las piernas e Yoali se marcaba con fuerza, y Nayeli solo podía gemir de dolor. No podía yo meterme en la pelea, ella me lo había pedido aunque estaba muy preocupado
-Ruégame que te suelte perra o te aplastare completamente – Gritó Yoali
-¡Jamás! – Exclamó Nayeli entre alaridos de dolor y gritos desgarradores
De nuevo Yoali la soltó. Esta vez volteándola boca abajo y tomando sus piernas. Luego se sentó en su cadera
-Ultima oportunidad putita, o te rindes o te rompo la espalda
Nayeli no dijo nada, Yoali comenzó a jalar las piernas de mi novia hacia atrás haciendo que su coxis se levantara en el proceso. La estaba doblando con una fuerza inmensa. Nayeli gritaba, gemía y rasguñaba las colchonetas además de morderse los labios.4
-¡ESTÁ BIEN, ESTÁ BIEN. ME RINDO, DEJAME IR. ME ROMPERÁS LA ESPALDA! – gritoneó Nayeli desesperada. Se podía escuchar como su espalda tronaba y parecía que su cadera se le desprendería por la inmensa fuerza de Yoali
-¿Quién es la mejor, perra? Dilo fuerte y claro
-¡TÚ, TÚ. ERES TÚ LA MÁS FUERTE, PORFAVOR YA NO AGUNATO MÁS. TEN PIEDAD YOALI. ME RINDO!
Yoali la soltó, pero no se levantó de su espalada. Siguió ahí sentada por un momento lanzándome miradas pícaras como diciéndome “ahora ves quien es la mejor”. Se levantó lentamente y comenzó a ponerse sus botas. Se dirigió, vencedora hasta Nayeli y la levantó del cabello.
-Espero que hayas aprendido quien es la jefa por aquí niña. No te vuelvas a meter conmigo, o te va a ir peor. Hoy te dejé ir, mañana quien sabe si me plazca romperte la espalda.
Yoali salió, yo me quedé con Nayeli tratando de consolarla. Recogí todo el tiradero que hicieron al pelear y le preparé un té de manzanilla para calmar el dolor.
-¿Por qué hiciste eso? Pudo haberte matado amor. No quería que te pasara nada.
-Necesitaba probarme, y falle. Aun no soy fuerte. Pero esa pelea se va a repetir, y voy a salir vencedora la siguiente vez. Necesito tu ayuda para eso cariño….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
basileus

avatar

Posts : 370
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: Re: Nayeli contra Yoali   Mar Dic 13, 2016 5:24 pm

Buen relato, me ha gustado mucho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nairod007



Posts : 1
Join date : 27/04/2016

MensajeTema: Re: Nayeli contra Yoali   Vie Dic 16, 2016 12:26 am

que excelente relato en formato clásico , espero ver una continuación felicidades
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sugoishadow



Posts : 273
Join date : 13/08/2015

MensajeTema: Re: Nayeli contra Yoali   Dom Dic 18, 2016 12:18 am

Me gusto, buen trabajo, con ganas de leer la continuación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sugoishadow



Posts : 273
Join date : 13/08/2015

MensajeTema: Re: Nayeli contra Yoali   Lun Dic 19, 2016 5:54 pm

Podrian Nayeli y su pareja participar contra 2 chicas en lucha en aceite o lucha erotica ?
pareja mixta vs 2 chicas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nayeli contra Yoali   

Volver arriba Ir abajo
 
Nayeli contra Yoali
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Metal contra el maltrato animal.
» Justin Bieber contra Metallica y Megadeth
» Metal contra racismo
» Contra el Año Mahler
» Bowling for columbine

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Lucha Femenina :: Foro de Lucha Femenina :: Relatos-
Cambiar a: