Foro de Lucha Femenina

Todo sobre la Lucha femenina
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Derrotado por mi mejor amiga

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Luchador

avatar

Posts : 6
Join date : 04/06/2016
Age : 33
Location : Buenos Aires

MensajeTema: Derrotado por mi mejor amiga   Lun Jun 06, 2016 4:29 pm

Fue una de esas charlas que comenzó de la nada. Era de noche, y la conversación por Whatsapp se había prolongado bastante, como suele suceder con ella. Hablamos de su trabajo, de películas, de Animé (es, entre otras cosas, Otaku), de su comprometido noviazgo y de nuestras carreras. Luego salió el tema del paso del tiempo, y ella exageró un poco sobre su preocupación ante la inevitable gravedad que trae el tiempo para con la anatomía femenina particularmente.

"Jaja, dejate de joder, tenés 20 y pico de años", dije, y me negué a desperdiciar la oportunidad de comentar cuán bien luce, "tenés un buen físico, siempre fuiste flaca y esbelta, entrenaste o entrenabas a diario". Agregué, recordando que ella dedicaba sus mañanas a correr.

"Hice Tae Bo también, y retomé ballet". Me aclaró. Me había olvidado de ello.

"Ni loco te hago enojar, me cagarías a palos". Contesté, deslizando sutilmente una invitación.

"Jaja, nada que ver. Vos sos grandote, tenés esa espalda ancha y altos tubos".

Me ruboricé ante el halago de una chica que ciertamente es muy linda y atractiva, pero le aclaré que estaba fofo.

"Además a vos te gusta la lucha, luchaste, ¿no?" Continuó Magui.

"Desde siempre, y practiqué un tiempo. Deberías probar hacer lucha".

"¡Siii, me encantaría!" Me dijo. Su faceta de "badass girl" se había encendido; Magui adora todo lo que sea competición y deportes de combate. Hemos entablado varios enfrentamientos en Paintball, y puedo afirmar que a pesar de su bonito rostro y aspecto de típica chica linda de Shopping, disparaba como una verdadera soldado: los encargados del lugar la apodaron "Nikita".

Antes de escribir las siguientes líneas por Whatsapp, suspiré nerviosamente, pero decidí arriesgarme: "Luché contra mujeres también, creo que es uno de mis pasatiempos favoritos".

"¿En serio? No sabía que había minas que se animaran a eso. Estaría bueno poder hacerle frente a un hombre en una lucha, yo siempre fui de pelear jaja".

Estaba cerca, ella realmente se estaba interesando. Finalmente, leí una de las mejores declaraciones:

"Amigo, vos que sabés, te gusta y luchaste, te conozco y hay confianza, ¿te animás a luchar contra mí?" Mis ojos se pusieron redondos, no existía emoticon que describiera mi emoción, y ella seguía: "¿Te la bancás contra tu amiga que le gusta pelear, que hizo Tae Bo, que juega Paintball y le gusta ganar en todo, o me tenés miedo?"

"Jajaja. Magui, voy a darte el gusto de que tengas tu primera lucha mixta, que sepas lo que significa enfrentar a un hombre que te supera en altura y peso...pero olvidate de ganarme, eso no va a pasar". La desafié, contento y proyectando esa lucha soñada en mi mente.

Esperé ansioso ese día, luego de algunas complicaciones en materia de tiempo y obligaciones creí que ese desafío quedaría en nada, pero afortunadamente formalizamos el desafío aquel sábado, encontrándonos en una de las avenidas más concurridas del Microcentro para dirigirnos al hotel en donde realizaríamos la lucha. Una vez adentro, entre risas, comenzamos a provocarnos.

"Desventajas que tenés sobre mí: 1- Sos mujer. 2- Diferencia física. Igual no tengas miedo, no voy a ser bruto". Le dije, mientras abríamos la puerta de la habitación. La miré al entrar, entusiasmado de saber que pronto estaría frotándome y agarrándome de ese cuerpo tan sexy, porque como dije, es muy linda. Es una morocha de trato muy agradable y realmente simpática de pelo hermoso, bien largo, lacio y oscuro. Pero aunque a mí me genere cierta fascinación su cabello, sé que todos están esperando que describa su cuerpo. Bien: tiene esa sonrisa encantadora y bien blanca que contrasta con su tez oscura, de pómulos bien marcados que al reírse se le forman hoyuelos, sus ojos son oscuros y expresivos. Si tuviera que buscarle algún parecido, optaría por la actriz y cantante Victoria Justice. Al igual que ella, su cuerpo es esbelto, juvenil, bien formado y simétrico, sin una pizca de grasa, más bien tonificada por sus dietas, sus ejercicios y, evidentemente, su genética. Ese día tenía un Jean azul ajustado que le marcaba su redonda cola, y una camisa suelta. Le dije que acomodemos el colchón en el piso, de esa manera no estaríamos cayendo de la cama cada vez que tratamos de hacer alguna maniobra.

"No vas a luchar así, ¿no?" Me dijo, señalando con sus ojos suspicaces mi incómoda ropa anti deportiva: Rígidos Jeans, cinturón de cuero con hebilla grande y remera ideal para salir, pero no para realizar un combate con ella puesta. Me saqué los pantalones, las zapatillas y la remera, dejando sólo mi boxer que sería usado para esa ocasión especial. "Así voy a luchar, siempre lo hago así". Le dije desafiante. Si ella se incomodaba por luchar contra un tipo en ropa interior y prefería un atuendo más competitivo, la complacería sin chistar e incluso lucharía con Jeans, pero a ella no le molestó en absoluto, me miró de arriba hacia abajo y asintió con la cabeza. Hay algo destaco de ella desde que la conozco: siempre está dispuesta a todo tipo de desafío.

"Te dije que tenías altos tubos". Me aseguró, mirando mi torso desnudo. No sé si fue una estrategia para desconcentrarme, pero lo había logrado.

"¿Y vos, vas a luchar así, Magui?" Dije, fingiendo obviar sus halagos, y mi entusiasmo se enardeció al ver que ella se desabotonaba la camisa lentamente.

"Estuve chusmeando algunos videos de lucha mixta, y vi que algunas luchan en bikini, así que pensé: ya que voy a castigar a mi buen amigo, por lo menos voy a darle el gusto de verme semidesnuda, ¿no?" Repuso, sonriendo como lo hace siempre, esta vez con una mueca más pícara, y desprendiéndose de su camisa. Luego se descalzó, y lentamente abrió la cremallera de su pantalón y lo deslizó por sus piernas hasta dejarlo hecho un bollo en el piso. Magui no dejaba de reír, posiblemente por el gesto estúpido que yo debía tener en ese momento, viéndola con ese diminuto bikini negro. Sus lindos pechos estaban parcialmente retenidos por la parte de arriba, que se anudaba a su espalda. La parte inferior del traje de baño era una tanga, y por primera vez estaba presenciando a mi amiga en ropa interior (o en bikini que es lo mismo, no jodan). Ella es de estatura normal, aún así, se la veía baja frente a mi metro setenta y ocho.

"Ay amigo, no sabía que me considerabas tan bella e irresistible", me dijo orgullosa, mirando mi bulto que creció inesperadamente ante esa idílica visión. Controlé mis impulsos naturales, y me enfoqué en el combate: sería media hora de lucha, más o menos, y el que obtenga la mayor cantidad de sumisiones durante ese tiempo, era el vencedor. Nos acomodamos sobre el colchón y nos miramos fijamente. Nuestras manos comenzaron a moverse para agarrar las del rival, en un momento logré tomar su muñeca pero ella se zafó rápidamente. Di unos pasos hacia adelante y quise sujetarla por su fina y estrecha cintura, pero con mucha astucia ladeó su cuerpo, me tomó del brazo y aprovechando mi propio impulso, me hizo caer de boca contra el blando colchón.

"¡UFF!" Exclamé, sin salir de mi asombro al ver que Magui, mi amiga Magui, la chica linda de barrio, me había derribado (con ayuda de mi propia torpeza, por supuesto). Me había sujetado del brazo y había colocado su rodilla sobre mi nuca.

"¡Ah...mierda, no puede ser!" Me lamenté, generando la risa en mi sexy rival de bikini negro. Mi boca exhalaba forzosamente contra el colchón, mi nuca dolía y mi brazo había comenzado a sentir la palanca improvisada que Magui estaba ejecutando. Estaba en una posición muy incómoda, y me di cuenta que así como la ven, la fanática de Lara Croft me iba a generar más de un problema durante la lucha.

No quería darle el gusto de que me haga gritar, pero el dolor en el hombro y en el bíceps se incrementaba, lo único que podía hacer era aguantar aprisionado contra su rodilla y la lona, apretar los dientes y soportar...

"¡Ahhhh!" Finalmente, dejé escapar gritos jadeantes, uno detrás de otro, mientras trataba de salir de esa embarazosa situación. ¿Qué había ocurrido? Magui me había tomado por sorpresa, nada más, no debía perder el control.

Comencé a mover las piernas, en un desesperado intento por cambiar la postura, pero estaba muy abrumado por el dolor en mi brazo y en la nuca. En un momento, logré que la rodilla de Magalí resbale y mi cabeza quede libre...pero sólo fue un segundo de falsa esperanza, pues inmediatamente, la morocha colocó sus fuertes muslos a ambos lados de mi cabeza, acostándose sobre mi espalda. Estaba totalmente atrapado entre unas poderosas tijeras que surgieron del instinto puro de Magui, posiblemente jamás haya hecho unas tijeras en su vida. Pero lo peor llegó cuando sus piernas comenzaron a apretar...

No oí mis gritos con claridad, porque mis oídos se habían tapado, pero era evidente que estaba sufriendo. Sus piernas eran sorpresivamente fuertes y confirmé, con mucho pesar, que ella había reanudado ballet y sus piernas eran realmente poderosas. Mi cabeza estaba siendo aplastada por ese par de muslos suaves, delgados pero firmes. Coloqué mis manos alrededor de ellos tratando de separarlos, pero no había manera, a unos centímetros noté que sus tobillos estaban perfectamente entrecruzados, y ella siguió apretando, y yo seguí gritando de dolor. La presión era insoportable, cada vez más fuerte y no tenía maneras de escapar, no quería que esto ocurriera, pero comencé a palmearla, avisándole que me había dado por vencido.

Al soltarme, lanzó un jadeo que se transformó en una risa de satisfacción: le había ganado al tipo con "altos tubos". Yo me quedé un rato recostado, tomándome la nuca y recuperándome del sorpresivo castigo. Magui buscó una hoja y anotó su primer punto sobre mí, dándome la espalda y exhibiendo su mangífico y respingado culo ante mis ojos.

"Te gané, amigo, no lo podés creer, ¿no?"

"Esto recién empieza", le dije, estirándome y listo para redimirme, aunque un poco golpeado luego de saber que Magui puede resultar una potente amenaza si no me cuidaba.

"Esto fue suerte", medité, mientras ella anotaba su punto en la hoja, inclinándose y devolviéndome una tentadora imagen de su bonito culo de nalgas bien paradas. Me sacudí la cabeza, no podía evitar apreciar su belleza, pero debía ser capaz de que eso no influya en la lucha. La esperé de rodillas sobre el colchón, y ella se abalanzó sobre mí.

Jadeamos fuertemente y nos tomamos las manos, acomodé mi cabeza apoyando mi mentón en su desnudo hombro por el que cruzaba su impecable pelo largo color negro, y me impulsé hacia adelante para derribarla, y eventualmente lo logré, mis brazos eran mucho más fuertes. Pero existía otro problema: Magui era rápida, veloz, astuta y no me tenía miedo (mucho menos luego de haberme ganado el primer round). Se sacudió y se las ingenió para rodear mi cuello con su brazo. Afortunadamente, pude fijar su otro brazo contra el colchón, sujetándola fuertemente de la muñeca.

"Agh! Aggh!!!" Gruñí adolorido, notando la presión de su brazo contra mi cuello y limitando mis intenciones de ejecutar un buen ataque usando toda mi fuerza. Para evitar que Magui capture mi zona media con sus piernas, me moví hacia un lado todo lo que pude, pues mi cabeza estaba atrapada entre su antebrazo y el esternón. Magui dio otro gruñido amenazante y entrecortado por el cansancio, mientras que yo tironeé y deslicé mi cabeza liberándola. Rápidamente envolví mi grueso brazo derecho alrededor de su nuca, aplicando un candado al cuello. El brazo de ella que sujetaba con mi mano, ahora estaba atrapado entre mis rodillas y no había forma de que pudiera sacarlo de ahí. Apliqué fuerza en el candado, tensando los músculos de mi brazo y sintiendo su transpirado y lindo rostro contra mi pecho. Gritó entre los largos y húmedos mechones de pelo que le cubrían las expresiones de dolor y comenzó a patalear, pero yo tenía la certeza de que no podía ir a ningún lado. Por suerte, tuve razón y suspiré aliviado al sentir su mano izquierda palmearme la espalda repetidas veces.

"Uf..." Miré al techo, me sequé la abundante transpiración de mi frente y traté de recobrar energía; estaba cansado, pero satisfecho, ahora, por lo menos, estábamos empatados. "1 a 1. ¿Quién hubiera pensado que iba a ser tan reñida?"

Magui se sonrió mientras se tomaba el dolorido cuello. "Nunca te confíes de una mujer".

Si bien recibí este triunfo con alegría, no podía evitar sentir mi orgullo herido de saber que Magui me estaba costando mucho y logró tomar el control de la lucha en el principio y someterme. No podía dejar que mi amiga me gane, no importaba si era aguerrida, valiente y hábil, eso no debía ser un problema para mí.

Nos miramos fijamente, vi sus ojos oscuros encendidos, con ganas de seguir, y no sólo eso, con ganas de tomar venganza por haberla derrotado en el round anterior. Nos rodeamos, extendimos los brazos y tratamos de agarrarnos, pero ambos tomamos distancia. Ninguno se animaba a hacer alguna maniobra que termine en un error fatal (jamás pensé que luchar contra Magui signifique un combate tan difícil, aunque aún no había visto nada). Me abalancé sobre ella y traté de tomar su cuello, pero mi atractiva y peligrosa amiga se agachó, y ligeramente movió su fantástico cuerpo hacia un costado, colocándose detrás mío y capturándome con una improvisada llave de sueño o Sleeperhold. Sin embargo, yo había podido ingresar mi mano entre mi cuello y su antebrazo antes de que pudiera cerrar la llave, caí de espaldas, ella detrás mío luchando incondicionalmente para tenerme en su poder y tratando de encerrar mi zona abdominal entre sus fuertes piernas.

Entre quejidos, alejé finalmente su castigador brazo de mí, pero con una velocidad que volvió a sorprenderme, tumbó su cuerpo encima mío a modo de cruz; acostada de modo horizontal sobre mi pecho, Magui se la rebuscó para fijar mi brazo izquierdo sobre el colchón con sus manos, y utilizando sus poderosas piernas capturó mi brazo derecho. Lancé un alarido de sorpresa y dolor: Magui me tenía completamente inmovilizado.

"¡No...no!" Protesté, sintiendo el peso de su cuerpo sobre el mío mientras yo trataba de escapar de algún modo. En esa postura tan incómoda, mi respiración se hacía forzosa, mi cabeza estaba obligada a permanecer de costado, pues el lateral de su hermoso, suave y perfecto culo estaba contra mi mejilla derecha, sentía la suavidad de sus cachetes contra mi cara como una especie de aliciente frente a tanto pesar. El fino elástico de su tanga negra, parte inferior de su sensual y diminuto bikini, me rozaba la boca. Desde esa posición, el culo de Magui se veía enorme, tentador, perfecto, me dieron ganas de besar esa nalga perfectamente redonda, pero les aseguro que la falta de aire y mi brazo derecho sufriendo la presión de sus poderosos muslos eran razón suficiente como para mantener la mente preocupada y tensa.

"¿Te rendís?" La oí decirme, a pesar de que mi oído derecho estaba siendo bloqueado por la presión de su glúteo.

"¡Nnnnno!" Exclamé, sofocándome y con los dientes apretados. Traté de mover mi brazo izquierdo, pero ella no me dejaba, estaba tan interesada en ganarme, en vencer a un hombre más fuerte que ella, que todo lo hacía instintivamente, pero con autoridad y con fuerza. Entonces empecé a mover las piernas, la única parte de mi cuerpo que quedaba libre. Alzaba las rodillas y me impulsaba, tratando de que ella resbale de mi pecho y me deje salir, pero cada vez estaba más cansado, más agitado, y ella podía notarlo.

Gracias al sudor de mis muñecas, pude liberarme de sus manos, e inútilmente intenté abrazar su cabeza, cuello o lo que sea con tal de contraatacar, movía mi brazo libre ciegamente hasta que reposó en la parte superior de su desnuda espalda, y traté de presionar su nuca, pero reitero, la posición era incómoda para hacer cualquier tipo de esfuerzo, mi cuerpo apenas respondía y ese agarre llevaba muy poca fuerza, apenas me apoyaba contra su nuca. Pero de todos modos, generó una distracción que me ayudó para que yo pudiera escapar de su control. De hecho, su agónica llave que me tuvo indefenso, de espaldas contra el colchón durante largos minutos, había perdido efectividad. Quise reincorporame, pero aún la tenía encima mío, y lo peor de todo era que estaba volteando su cuerpo, dándome la espalda, atrapando mi cabeza entre sus suaves y torneados muslos y presionando fuertemente: mi amiga Magui me estaba conectando unas dolorosas tijeras revertidas a la cabeza.

"Ahhhhhhhh!!!" Grité, sintiendo con horror que sus piernas se cerraban contra mí y mi cabeza sentía la molesta opresión. Mi vista era perfecta, sus dos grandes y desnudas nalgas estaban frente a mis ojos, y su entrepierna, ligeramente cubierta por esa fina tela negra, se hallaba a unos quince centímetros de mi cara, pero el sufrimiento era atroz, sin dudas, las corridas y las clases de ballet la habían dotado de gran fortaleza en sus piernas, mas nunca pensé que podría aplicar esa fuerza contra mí con tanta facilidad.

Emitiendo patéticos gruñidos, me aferré de sus muslos, morenos y tersos, de piel perfecta, y traté de separarlos, pero no hubo suerte. Mis oídos tapados y el creciente dolor en mi cabeza y mi cuello evidenciaban que en ese momento estaba bajo el completo dominio de mi amiga Magui. No podía creerlo, me negaba a creer que era cierto, y comencé a luchar por escapar, pero esos muslos, desde mi perspectiva, eran columnas, y apretaban más y más fuerte, cada vez que sus glúteos se tensaban, una nueva oleada de dolor invadía los laterales de mi cabeza. Cerré los ojos fuertemente, profundamente dolorido, mis mejillas estaban oprimidas y ni siquiera podía gemir o gruñir con libertad.

"Ughrrrr!"

Además del dolor, empecé a lidiar con mi vista nublándose lentamente a medida que el continuo castigo ininterrumpido seguía su curso. Abrumado por el mareo y la sensación de mi cabeza siendo aplastada por esos poderosos muslos, alcé la mano, y le di unas palmadas en la cola, anunciando que me había dado por vencido, justo al borde del desmayo.

Por suerte me soltó rápido, di un agónico suspiro y me quedé tirado sobre el colchón, mareado y con un fuerte dolor en el cuello.

Magui lanzó una gloriosa risa y fue corriendo a anotar su punto...el punto definitivo. Se acercó y puso su pie sobre mi agitado pecho, flexionando un brazo. Seguramente ella se habrá sorprendido gratamente de haber logrado dominarme a pesar de mi ventaja en fuerza física y corpulencia. Pero el más shockeado era yo: había perdido ante Magui, mi amiga, y allí estaba, exhausto, dolorido y ella encima mío, de pie, dominante, con su inconfundible sonrisa y su largo pelo a ambos lados de su cara. "Te gané, amigo". Me dijo, y yo atiné a emitir un jadeo de cansancio.

Un consejo: no se metan con Magalí.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sugoishadow



Posts : 261
Join date : 13/08/2015

MensajeTema: Re: Derrotado por mi mejor amiga   Lun Jun 06, 2016 10:07 pm

Te animarías a escribir un combate de parejas ?, tu y Magalí vs 2 chicas ?.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Luchador

avatar

Posts : 6
Join date : 04/06/2016
Age : 33
Location : Buenos Aires

MensajeTema: Re: Derrotado por mi mejor amiga   Mar Jun 07, 2016 10:53 am

sugoishadow escribió:
Te animarías a escribir un combate de parejas ?, tu y Magalí vs 2 chicas ?.

Este relato ya lo había escrito, y tengo algunos más en los que lucho contra otras amigas y algunas famosas. La verdad es que ahora no tengo tiempo para escribir un combate de parejas, pero sería muy interesante! Quizás en algun momento lo escriba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sugoishadow



Posts : 261
Join date : 13/08/2015

MensajeTema: Re: Derrotado por mi mejor amiga   Mar Jun 07, 2016 12:31 pm

Ojala en un futuro te animes, seria interesante leerlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
basileus

avatar

Posts : 367
Join date : 05/11/2015

MensajeTema: Re: Derrotado por mi mejor amiga   Mar Jun 07, 2016 4:36 pm

Me ha gustado la pelea, personalmente a mi me gusta más cuando el hombre gana (y con un tono mas sexual) pero para gustos colores.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sugoishadow



Posts : 261
Join date : 13/08/2015

MensajeTema: Re: Derrotado por mi mejor amiga   Miér Jun 08, 2016 3:11 am

Hay se puede combinar, en una pareja mixta vs 2 chicas
la pareja mixta gana, y se puede poner tono mas sexual también.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Luchador

avatar

Posts : 6
Join date : 04/06/2016
Age : 33
Location : Buenos Aires

MensajeTema: Re: Derrotado por mi mejor amiga   Sáb Jun 11, 2016 4:51 pm

basileus escribió:
Me ha gustado la pelea, personalmente a mi me gusta más cuando el hombre gana (y con un tono mas sexual) pero para gustos colores.

Muchas gracias por el comentario, Basileus. Te adelanto que va a haber una revancha y quizás puedas ver al hombre ganar.

No utilizo mucho temas abiertamente sexuales en las luchas, porque me fascina el estilo bien competitivo (pero siempre agrego alguna erección, a veces orgasmos forzados con una masturbación o cosas ligeramente eróticas). Saludos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Derrotado por mi mejor amiga   

Volver arriba Ir abajo
 
Derrotado por mi mejor amiga
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LA CHICA QUE JAMAS SOÑE (Nick y tu) Romantica ¡¡¡REGRESE!!! NEW KAPZ PAG 7
» {Official} ♡ Im YoonA Facts
» LA MEJOR COPLA
» ¿Mejor tema de AC/DC?
» MEJOR VIDEO DE MANSON?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro de Lucha Femenina :: Foro de Lucha Femenina :: Relatos-
Cambiar a: